El papel de los profesores en la retención estudiantil: cómo apalancar el compromiso de los aprendices

Photo Eric Kunnen, Associate Director of eLearning and Emerging Technologies at Grand Valley State University
Eric Kunnen
12/07/18
Ajuste el
tamaño del texto+

Allendale, Michigan, Estados Unidos

En la actualidad, la retención y el éxito del estudiante son focos de atención importantes para las instituciones educativas. Ante los crecientes costos de la educación superior y el valor de la empleabilidad tras obtener un título universitario, la retención estudiantil juega un papel estratégico en nuestra visión y misión institucional.

El reto de mejorar el éxito y la retención estudiantil es multifacético e involucra a todas las áreas de una institución de educación superior. Y para la Grand Valley State University (GVSU), institución que cuenta con 25.000 estudiantes inscritos y un promedio de 26 alumnos por clase, este, es su enfoque principal.

Para alcanzar ese objetivo, maestros, profesores e instructores se involucran a nivel personal con sus cursos. Un factor clave es que los docentes hacen lo posible por personalizar y humanizar sus cursos, compromiso que se evidencia mediante su constante presencia.

GVSU integró una lista de fotos a Blackboard Learn para ayudar a los profesores a recordar los nombres de sus estudiantes. Esto les permite además enfocarse en mejorar las prácticas orientadas a garantizar la participación activa de los estudiantes del primer año de pregrado. El hecho de que los profesores conozcan al estudiante y no lo traten como a uno más en la lista, es un aspecto importante de la experiencia universitaria y vital para la retención y el éxito del estudiante.

Aquellos profesores que se muestran abiertos, conocen los nombres de sus estudiantes y los invitan a acercarse y a formular preguntas que contribuyen a la creación de una relación productiva entre profesores y alumnos. Brindar a los estudiantes una experiencia universitaria positiva es muy útil y esas tácticas aparentemente insignificantes terminan siendo fundamentales.

Publicar calificaciones de forma rápida, informar a los estudiantes lo que deben hacer para aprobar el curso y ayudarlos a entender todo lo necesario para alcanzar el éxito crea un ambiente de aprendizaje alentador. Igualmente, animar a los estudiantes y creer en ellos ayuda a establecer vínculos. Los profesores que se dirigen a los estudiantes usando sus recursos pedagógicos, se convierten en coaches, mentores y facilitadores de las bases del aprendizaje contribuyendo enormemente a garantizar el éxito del estudiante.

Photo Eric Kunnen, Associate Director of eLearning and Emerging Technologies, Grand Valley State University
Eric Kunnen, Associate Director of eLearning and Emerging Technologies en la Grand Valley State University.

Kim Kenward, Instructional Designer, eLearning and Emerging Technologies, destaca la importancia de una buena relación profesor-estudiante:

“Uno de los factores más significativos que repercuten en la retención de los estudiantes en un curso es sentir que pertenecen a una comunidad. Es imperativo que los instructores diseñen asignaciones y oportunidades para que el estudiante no se sienta aislado. Si se les brinda a los estudiantes la oportunidad de trabajar con sus compañeros en actividades como discusiones escritas o mediante video, evaluaciones de pares y asignaciones grupales, es más probable que estos se sientan parte de una comunidad, participen activamente y permanezcan inscritos en el curso”.

Finalmente, debemos recordar que no podemos perdernos en los detalles. Enfocarse en la pedagogía y el arte de la facilitación es clave para la enseñanza en general. Los instructores comprometidos con sus estudiantes siempre dan ese empujón extra que muchas veces necesitan los estudiantes:

 “La verdadera tarea consiste en mantener a los estudiantes involucrados y comprometidos. Perder a un estudiante de la clase no es el fin del mundo, pero hacer que todos sigan avanzando es responsabilidad de toda la comunidad. Nosotros no sólo calificamos trabajos o asignaciones, sino que sentamos bases ciudadanas firmes en una comunidad, nuestra comunidad. Y eso nos compete a todos”.

Adrienne, Instructor,  Escuela de Comunicación de GVSU, Ad/PR Major.

Razones de la deserción estudiantil

Los estudiantes generalmente están involucrados en muchas actividades en su vida cotidiana y, dependiendo de sus circunstancias, la universidad puede no ser prioritaria para ellos. Problemas de salud, dinámicas familiares y su bienestar general hacen parte del panorama. Lamentablemente, y en pocas palabras, la universidad requiere mucho esfuerzo, aprender requiere mucho esfuerzo. A menudo los estudiantes se inscriben en muchos cursos y luego deben abandonar alguna materia para enfocarse en otra. Además, es posible que muchos trabajen a tiempo completo mientras tratan de asistir a la universidad que también es a tiempo completo. Otra posibilidad es que abandonen un curso por haber reprobado alguna evaluación.

En definitiva, los estudiantes pueden desertar de los cursos por una gran variedad de razones. Vidas complejas, ocupaciones y muchos otros factores influyen en la deserción. Por ello, un servicio estudiantil sólido capaz de brindar orientación estudiantil adecuada es clave para atender el problema. Quizás los estudiantes sólo requieran un servicio de apoyo que los anime y les permita continuar con su educación. Y los profesores tienen la tarea fundamental de comprometerse y conectarse con sus estudiantes. Muchas veces, los aprendices tan solo necesitan una mano amiga, la convicción de que alguien se preocupa verdaderamente por su bienestar personal y que tanto él como sus pares y sus instructores hacen parte de una comunidad de aprendizaje.

Por otra parte, los estudiantes también necesitan ayuda para establecer sus prioridades. El tiempo de descanso y recreación es importante, pero invertir demasiado tiempo en actividades “extracurriculares” como los videojuegos les resta tiempo que deben dedicar al procesamiento cognitivo de todo el material de clase.

 “Trato de que entiendan que todos estamos juntos en este barco. Si algún aspecto siempre resulta difícil para los estudiantes, simplemente lo dejo ahí para luego poder darles consejos sobre cómo facilitarlo, sólo si logramos identificar, juntos, las dificultades. Al final, se trata siempre de una conversación”.

Adrienne Wallace

Historia de cliente

La Universidad de Ulster mejora la retención estudiantil gracias a los modelos predictivos

Contribución de los profesores con el éxito del estudiante

Si el estudiante no se compromete, existe un alto riesgo de que fracase. Después de todo, el aprendizaje es un proceso personal. Si bien esa es la piedra angular, los profesores cuentan con recursos que pueden servir de apoyo y contribuir con el éxito y la retención estudiantil. Aunque sea obvio, la supervisión de los estudiantes por parte de los profesores es muy útil.  Y no nos referimos asfixiarlos, sino a ofrecerles coaching y mentoría. A veces cosas tan simples como preguntar “¿Qué piensas?”, “No te vi en clase, ¿todo está bien?”, o incluso decir “Me di cuenta de que no has entrado a Blackboard en un par de semanas, publiqué tus notas y tu retroalimentación, avísame si tienes alguna pregunta, ¡sigue así!” son muy útiles.

La retroalimentación al estudiante es probablemente el aspecto más importante. Calificar oportunamente los trabajos y publicar inmediatamente los resultados y los comentarios del instructor es un aspecto clave. Frecuentemente, los estudiantes piden a sus instructores que usen más las herramientas de evaluación y calificación alojadas en el ambiente digital de aprendizaje. De hecho,  algunas investigaciones nos han mostrado la importancia de las calificaciones para alcanzar el éxito del estudiante. Básicamente, si un estudiante reprueba la primera evaluación, este ya se encuentra en riesgo. Por eso, es importante que los profesores identifiquen inmediatamente a aquellos estudiantes que tienen dificultades. Además, es fundamental conversar con ellos, pues los estudiantes a menudo revelan algo que pasa en sus vidas. Así, los profesores recuerdan mantenerlos en su ‘radar’.

Szymon Machajewski, CIS Affiliate Professor de la Escuela de Computación y Sistemas de Información, subraya el valor de acercarse a los estudiantes:

“Los estudiantes que probablemente abandonen un curso no entregan asignaciones, no asisten a las conferencias y no aportan nada a la dinámica de la clase. Todos esos indicadores de progreso pueden detectarse en el ambiente digital de aprendizaje y hacerle seguimiento a través del sistema de correo electrónico del Centro de Calificaciones”.

Es importante que los profesores usen los sistemas de alerta temprana, que incluye herramientas como el Tablero de Desempeño y el Centro de Retención de Blackboard Learn. Tácticas simples como enviar correos electrónicos a los estudiantes, pedirles que vayan a la oficina del profesor o que se queden un momento después de la clase, en fin, acercarse a ellos y animarlos, puede ser clave para la retención estudiantil. Además, reunirse personalmente con ellos muestra una preocupación genuina que va más allá de un correo electrónico general. Se trata de preocuparse por los estudiantes y de mostrarles que importan y hacerles saber que cuentan con los miembros del profesorado.

Adrienne Wallace emplea una amplia gama de estrategias para que los estudiantes participen y nos explica el trasfondo de lo importante que es el papel del instructor en la retención estudiantil:

 “Tengo algunos trucos que utilizo siempre: me aprendo los nombres de todos los estudiantes Y reservo un tiempo para que puedan establecer inmediatamente relaciones en clase. Sé que a todos nos gusta pensar que los estudiantes asisten a clase por nuestra chispeante personalidad y gran conocimiento, pero en realidad ellos responden más a sus compañeros que al instructor. Si tienen amigos en clase, asistirán. Si confían en su trabajo, asistirán. Si les gusta el ambiente del aula de clases, asistirán. Si les envía un correo electrónico cuando faltan a una clase para verificar si están bien, asistirán. Si sienten que los entienden, asistirán. Si no asisten a clases, debe examinar rigurosamente la forma en que interactúa con sus estudiantes”.

Tecnología, un valioso recurso para mejorar la retención estudiantil

La existencia de cursos grandes hace aún más importante apalancar el uso de la tecnología para compartir materiales, comunicarse con los estudiantes y brindar retroalimentación sobre calificaciones.  A menudo, los estudiantes tienden a sentirse aislados en cursos muy grandes. El establecimiento de conexiones personales y de una comunidad de aprendizaje alentadora es clave para alcanzar el éxito y la retención estudiantil. Obviamente, existe una multitud de herramientas pedagógicas que puede usar para conectarse con los estudiantes. Usar la tecnología puede ayudar a que los profesores consigan que los estudiantes se comprometan en formas inusitadas, brindar retroalimentación creativa de asignaciones e incluso elevar el nivel de presencia del instructor al incorporar videos en vez de tableros.

Un consejo para los profesores con cursos muy concurridos es acudir al equipo de soporte de aprendizaje en línea de su campus. Desde los desarrolladores de medios digitales hasta los diseñadores instruccionales y el personal del campus, pueden brindar soporte a todos los miembros del profesorado. Por ejemplo, el equipo de aprendizaje en línea de la GVSU recopiló una serie de consejos en video denominada “Tech Bytes” que ofrece una variedad de enfoques únicos para implementar la tecnología en la enseñanza.

Cuando se trata de cursos grandes, resulta muy útil publicar materiales en línea, crear videos de tableros y usar sistemas de respuesta estudiantil para garantizar su participación. Además, cambiar a un modelo de aprendizaje activo o de clase invertida puede proveer un enfoque pedagógico mejorado que crea un ambiente altamente interactivo para los alumnos. Al no dedicar toda la hora académica a dar clases, se puede aprovechar ese tiempo libre presencial para atender las necesidades personalizadas de aprendizaje de cada estudiante.

Szymon Machajewski comparte su visión sobre el valor de la tecnología en cursos grandes:

“Tecnologías como Blackboard Learn, Pearson MyLab IT y otras, posibilitan la opción de controlar fácilmente los cursos con un gran número de inscritos, pues ayudan a los instructores a dar seguimiento al progreso de los alumnos y a obtener evidencia electrónica de su actividad. Con esa evidencia, el Blackboard Retention Center puede procesar grandes conjuntos de datos que ayudan a identificar a personas específicas y sus necesidades al principio del semestre”.

Usar un sistema de alerta temprana o el Performance Dashboard o el Blackboard Retention Center de Blackboard Learn puede ahorrarle tiempo y le permite enfocarse en aquellos estudiantes que necesitan más interacción ‘no robótica’. Adicionalmente, herramientas de comunicación como anuncios, paneles de discusión, diarios y chats en vivo garantizan que el estudiante pueda contactar al instructor y que éste pueda informar efectiva y eficientemente a sus estudiantes y a la vez establecer una buena relación.

"Usar la tecnología puede ayudar a que los profesores consigan que los estudiantes se comprometan en formas inusitadas, brindar retroalimentación creativa de asignaciones e incluso elevar el nivel de presencia del instructor al incorporar videos en vez de tableros". Eric Kunnen 

Debido a las diferencias de aprendizaje individuales, dedicar tiempo para respaldar el Diseño Universal para el Aprendizaje permite personalizar aún más los materiales del curso. En su obra “Universal Design for Learning (UDL) is About Access,”, el Dr. Thomas J. Tobin explica la importancia del Diseño Universal para el Aprendizaje (UDL, por sus siglas en inglés) para reflexionar acerca de la forma de hacer nuestros cursos más participativos para los estudiantes y asegurar que su contenido brinde tal flexibilidad que todos los alumnos puedan aprovechar.

Por otro lado, Adrienne Wallace agrega:

 “Las redes sociales siempre han sido una extensión natural de mi aula de clases. La gente de RR.PP. adora tuitear y retuitear. Además, usar recursos como Skype o Zoom durante las horas de oficina del cronograma ESTUDIANTIL, que algunas veces puede ser DESPUÉS de las 9 p.m., o incluso una simple reunión por teléfono, demuestra que el profesor está dispuesto a ir más allá y abrir las líneas de comunicación. En mi programa tengo más de 125 estudiantes asesorados y tres cursos, además de las responsabilidades que entraña asesorar a un grupo de alumnos y a una firma de RR.PP. manejada por estudiantes. El cronograma ya no giraba a mi alrededor tan pronto como dije ‘sí’, y no tengo problemas con eso. Soy consciente de que cuatro o seis horas de oficina a la semana no contribuyen en nada al escenario que acabo de describir. Por eso, mi disponibilidad debe ser más flexible. Apenas permití que los estudiantes me enviaran mensajes de texto, y esto ayudó a que mis clases se abrieron más, pues podían formularme preguntas ‘aterradoras’ y obtener respuesta inmediata. Sé que la inmediatez no es para todo el mundo, pero me parece que si puedo atender un asunto tarde en la noche, los alumnos no estarán en vela y ansiosos, preocupándose y odiándome toda la noche. Para mí es mucho mejor y no implica demasiado esfuerzo ayudarlos. Incluso una respuesta que no quieren escuchar es mejor que ninguna respuesta en toda la noche. El trato al que llegué con mis estudiantes sobre los mensajes en la noche fue: si puedo responder, lo haré. Si no puedo, no es nada personal… Probablemente sólo esté dormida. Después de todo, tengo más de 40 años”.  🙂

Finalmente, si bien no es una solución para clases grandes, la tecnología desempeña un papel cada vez más trascendental para impartir una educación superior de alta calidad que contribuya a mejorar los resultados de los estudiantes. Uno de los actuales retos de los estudiantes son los crecientes costos de la educación universitaria. Por ello, el uso de recursos educativos abiertos (REA) y los libros de texto abiertos constituye un área prometedora. Sabemos que muchos estudiantes no pueden costear libros de texto y muchas veces deciden esperar para comprarlos al inicio de semestre. Esta situación impide que los alumnos accedan a los recursos necesarios para alcanzar el éxito. Sin embargo, Los REA han eliminado esta barrera y ahora los estudiantes tienen acceso a los materiales de curso desde el primer día de clases y además pueden manejar mejor sus recursos financieros durante todo ese periodo. (Para obtener más información sobre los REA, diríjase a: “Oportunidades y retos de la educación abierta”).

Adicionalmente, como lo muestra un reciente informe de la Arizona State University titulado Investigación: Online Courses Associated with Improved Retention, Access, “los cursos en línea suelen resultar en una mayor tasa de retención y egreso, mayor acceso y mayor ahorro en el costo de hasta 50%”. Las opciones de aprendizaje flexible satisfacen las necesidades de los estudiantes, pues les brinda la oportunidad de seguir avanzando para conseguir sus títulos y sus logros educativos. En tal sentido, es importante destinar recursos y ubicar estratégicamente el apoyo de los profesores para crear cursos en línea híbridos en nuestras instituciones.

 Retención estudiantil, una responsabilidad de todos

La retención estudiantil es una responsabilidad de toda la institución. Trabajar juntos en todo el campus nos brinda la oportunidad de crear sinergias únicas en materia de servicios y apoyo estudiantil. Asimismo, los profesores se benefician de la tecnología y la asistencia pedagógica. De hecho, los consejos para un aprendizaje activo y personalizado ayudan a garantizar que la enseñanza sea “humanizada”.  Aprovechar las herramientas de alerta temprana como el Performance Dashboard o el Blackboard Permanence Center es también muy útil. En resumen, cuando se habla con los estudiantes en persona se obtiene la valiosísima oportunidad de escuchar sus historias y sus luchas. Por último, si no existe una conexión personal, los alumnos se sentirán aislados y no aprovecharán las ventajas que ofrecen los servicios de apoyo del campus. Los servicios estudiantiles van de la mano con el instructor para ofrecer una nueva posibilidad de establecer contacto con cada estudiante.

Asegúrese de contactar al equipo de soporte de Aprendizaje en línea de su campus, únase a una comunidad de aprendizaje de profesores, participe en la orientación estudiantil,  aprenda sobre los servicios estudiantiles disponibles para los asistentes a su clase y sobre todo: ¡informe a sus estudiantes!

Historia de cliente

La retención estudiantil ayuda a los colegios comunitarios a ahorrar hasta US$300.000 por semestre

Nuestra experiencia sobre retención en la GVSU

Como toda institución educativa, nuestra razón de ser son los estudiantes. Ellos y sus historias nos ayudan a enfocarnos y a generar un cambio positivo en materia de retención estudiantil. Cuando los profesores entienden la importancia de su presencia y se involucran con sus estudiantes a nivel personal, ocurren cosas sorprendestes. Por ejemplo, cuando los estudiantes se reúnen frecuentemente con sus profesores fuera de la clase. Animar a los alumnos a que se comuniquen o pidan ayuda y estar dispuestos a brindarles apoyo les permite aprender y crecer. Estudiantes ávidos de comunicarse con profesores preocupados aumenta la motivación, pues existe una conexión personal: el profesor no es un extraño.

Adrienne Wallace destaca la importancia de ser proactivo y preocuparse por los estudiantes:

“Sólo diría que no se rindan con ningún estudiante por el hecho de que no asista a clase. ‘incomódelos’ cada semana. Un simple ‘oye, no te he visto esta semana, ¿todo está bien?’, ayuda mucho a traerlos de vuelta. Es importante darles un trato humano. Pienso que muchos asuntos pueden abordarse tan solo tratando a un estudiante como un estudiante, no como un niño o un subordinado. Los estudiantes están sedientos de asumir responsabilidad, sólo que a veces no saben muy bien cómo lidiar con todo, y eso es parte de crecer”.

Conectarse con estudiantes a través de cursos de calidad y apalancar la tecnología como una ventaja nos ofrece un enfoque más amplio. Szymon Machajewski respalda esa afirmación:

“Nuestra experiencia con Blackboard Learn, para contactar a los estudiantes por medio del correo electrónico, anuncios e instrucción entre pares, es un reflejo del Programa Curso Modelo (ECP). Los cursos diseñados con el apoyo de la ECP Rubric permite a los estudiantes interactuar entre sí, con el contenido del curso y con el instructor para promover la participación y la retención”.

A nivel institucional, la lucha por la retención empieza antes de la llegada al campus de los estudiantes. El alcance y las conexiones provistas a potenciales alumnos y el envío constante de mensajes a lo largo de la experiencia estudiantil sientan las bases tanto para el campus como para los estudiantes. Esto significa que su jornada está a punto de comenzar y que el camino escogido también les permite explorar nuevos rumbos, encontrar sus nichos y desarrollar habilidades para carreras productivas y para la vida (según la visión de la GVSU).

No podemos dejar pasar desapercibido que los tours por el campus y la ‘semana de actividades de bienvenida al estudiante’ son concebidos para establecer una conexión entre los estudiantes y los servicios de apoyo. Un factor que contribuye a la retención estudiantil son los servicios ofrecidos en el campus a lo largo de la experiencia educativa: biblioteca, tutoría, centro de asistencia, deportes y otras organizaciones de estudiantes que ayudan a los nuevos ingresos a participar en las actividades de la universidad, conocer a otros y, en general, comprometerse de corazón con la institución.

Definitivamente, es importante hacer que los estudiantes empiecen pensando en el final. Es decir, que den inicio a su experiencia educativa con la meta de graduarse y luego comenzar su carrera profesional. En consonancia con esa línea de pensamiento, las instituciones frecuentemente ofrecen incentivos durante todo el recorrido educativo. Grand Valley State University (GVSU) tiene un programa de incentivos único: “The Grand Finish”, que ofrece descuentos de matrícula para animar a los alumnos a graduarse y culminar su carrera exitosamente. Asimismo, asegurar que los estudiantes tengan acceso a las herramientas de planificación de su carrera constituye una guía crucial. La GVSU cuenta además con la herramienta ‘myPath’, diseñada para ayudar a los estudiantes a prepararse y dar seguimiento a su progreso académico. Ese proceso incluye tanto un análisis de carrera como un planificador educativo.

Para concluir, si queremos mejorar las tasas de retención y éxito del estudiante, es necesario enfocarnos en los aprendices y dirigir nuestros recursos estratégicamente en esa dirección. Si desea conocer más sobre la forma en que las instituciones se centran en sus estudiantes, diríjase a: “Cómo dictar una clase centrada en el estudiante”.

Eric Kunnen, Associate Director of eLearning and Emerging Technologies en la Grand Valley State University

Fotos:

AFP Rod Sanford

Fin de los comentarios