El contenido es el rey

Profile Photo of Peter Hirst
Peter Hirst
03/05/21
Ajuste el
tamaño del texto+

En 1996, al hablar de esta nueva herramienta mágica llamada “Internet”, Bill Gates acertó al decir que quienes ganarían dinero y tendrían éxito en el nuevo escenario lo harían gracias a los contenidos, más que al hardware que los hace posibles. Dijo que:

“Una de las cosas más interesantes de internet es que cualquier persona con un PC y un módem puede publicar cualquier contenido que pueda crear. En cierto sentido, la internet es el equivalente multimedia de la fotocopiadora, pues permite duplicar material a bajo costo, sin importar el tamaño de la audiencia”.

Claramente, Gates era un visionario y un astuto hombre de negocios. Aunque es innegable que muchas empresas de hardware han tenido mucho éxito, es discutible que incluso las más exitosas, como Apple, lo hayan logrado gracias a los contenidos, es decir, el sistema operativo, la App Store, iTunes y otros servicios de transmisión de contenidos, etc. 

Por supuesto, reducir el internet a su mera capacidad de hacer que los contenidos estén disponibles en abundancia es una enorme simplificación. Por encima de esta producción masiva tiene que haber una interfaz de usuario para mostrar la información correcta a las personas adecuadas. En la primera década, aproximadamente, esto se cumplió a través de una herramienta como Google, pero que requería que el usuario “buscara”. Es evidente que eso sigue ocurriendo, pero la mayoría de los proveedores de contenidos se basan en anuncios dirigidos que se disfrazan de contenidos y que se promocionan entre los usuarios con un determinado perfil o en función de los términos de búsqueda que utilizan.

Investigación

La evolución y el futuro de los contenidos de aprendizaje mixto en la empresa y en la educación superior

La internet ha cambiado fundamentalmente nuestras vidas, incluyendo la forma en que ha democratizado la información. Reducir la experiencia de una titulación a una simple exposición a contenidos de alta calidad no le haría ni de lejos justicia, pero un contenido desafiante envuelto en una interpretación experta es la esencia de lo que esperan los estudiantes. La interpretación puede ser teórica o más demostrable y cuantificable, pero se trata de aplicar el aprendizaje. Prácticamente todas las instituciones de enseñanza superior del mundo cuentan con una estrategia de educación digital para mejorar la enseñanza presencial o sustituirla por completo. Desde hace 20 años, un sistema de gestión de aprendizaje (LMS), que aloja el contenido de aprendizaje y estructura su entrega, así como la diversa información que se envía y recibe de otros sistemas, ha sido el elemento central de esta estrategia. Durante mucho tiempo, se ha criticado que el LMS sólo se utiliza como un repositorio de contenidos y que las instituciones y los proveedores de tecnología no han resuelto eficazmente la impartición del aprendizaje.

La internet ha cambiado fundamentalmente nuestras vidas, incluyendo la forma en que ha democratizado la información.

Hace veinte años, cuando empecé mi licenciatura en la Universidad de Newcastle, tenía acceso a una gran cantidad de libros impresos en varias plantas de la Biblioteca Robinson. Estos estaban registrados digitalmente y se podían escanear y prestar a través de una máquina de autoservicio. En la esquina posterior de la planta baja había un grupo de computadoras que utilizábamos principalmente para el procesamiento de textos. Asistíamos físicamente a las clases, participábamos en seminarios en grupos más pequeños, hacíamos los exámenes con papel y bolígrafo en una gran sala, y los ensayos de las asignaciones de los módulos se elaboraban con el procesador de textos, pero se entregaban físicamente a través de una bandeja en la oficina de la secretaría del curso. Durante mi tercer año, empezamos a presentar estas tareas a través de un LMS muy básico en el que también podíamos acceder a PowerPoints y a escaneos de diapositivas. No es tan exagerado decir que, antes del Covid, muchos estudiantes universitarios “disfrutaban” de una experiencia de LMS similar a la mía. 

Las instituciones exitosas que alojan contenidos en el LMS, pero que también utilizan otras economías de escala que son posibles gracias a la tecnología, han salido notablemente bien paradas durante la pandemia del Covid. UCEM, uno de nuestros clientes, compartió sus experiencias en esta misma revista a principios de este año. El LMS, cuando se utiliza eficazmente, no debe limitarse a reproducir la experiencia del campus, sino que debe mejorarla cuando lo permita.

Success Stories

Cómo crear cursos digitales de capacitación eficaces para la inducción del personal

Mientras que Google le permite al usuario filtrar el contenido en función de los términos de búsqueda (además de algunas herramientas inteligentes de predicción), la mayor parte del contenido que ve un usuario del LMS ha sido seleccionado tradicionalmente para él o ella. Un gran cambio en el enfoque ha sido el paso a una estructura de titulación en la que el aprendizaje se fragmenta y ofrece al estudiante más flexibilidad para construir su propio programa de estudio. 

Este artículo de TES del mes pasado me pareció enormemente interesante, particularmente este párrafo: 

Nosotros, como profesores en los entornos universitarios modernos, podemos pensar en nosotros mismos como figuras de la comunidad y líderes de equipo. Los estudiantes forman parte de nuestra comunidad, de nuestro equipo, y nosotros estamos ahí para dirigirlos, capacitarlos, guiarlos, ser sus mentores, ayudar en su enseñanza en un viaje más largo y acorralarlos en este objetivo común de pensamiento, comprensión y dominio. 

Esta redefinición de la relación me hizo pensar en la forma en que un gerente en el lugar de trabajo puede buscar interactuar con su subordinado directo. Si estamos de acuerdo en que la experiencia universitaria está diseñada en gran medida para desarrollar individuos autónomos dispuestos a concebir un pensamiento original a partir de la interpretación de datos de forma crítica, las experiencias de los estudiantes, muy curadas y con rutas muy específicas, podrían ir en contra de esto.

¿Cuál es su perspectiva?

Fin de los comentarios