9 cosas importantes que hemos aprendido sobre la educación a distancia durante la cuarentena

Logo_Leo_Learning
LEO Learning
03/10/20
Ajuste el
tamaño del texto+

Reino Unido,

Para todos nosotros, los últimos seis meses (marzo-agosto de 2020) han sido un reto para nuestra vida laboral y familiar, y el aprendizaje corporativo no es una excepción. Describimos la travesía que hemos realizado con nuestros clientes en tres fases:

Fase 1: “Ayúdenos a instruir virtualmente y cara a cara todo nuestro aprendizaje crítico, rápidamente”.

Graphic: react

Respondimos rápidamente, apoyando a los equipos de L&D, facilitadores y expertos cuando adoptaron un aprendizaje efectivo en el aula y se ocupaban de enseñar a través de Zoom o plataformas similares. Todos aprendimos rápidamente cómo hacer que las sesiones fueran mucho más colaborativas y atractivas que antes.

Fase 2: “¿Cómo podemos ofrecer un aprendizaje a distancia efectivo y significativo?”

Nuestros clientes vieron la necesidad de impartir un aprendizaje sostenido, más allá de eventos individuales. Así que nos basamos en nuestros más de 30 años de experiencia y hemos desarrollado planes de acción atractivos basados en la colaboración y el aprendizaje en redes, soportado y aplicado. Todos desarrollando y transformando comportamientos de manera efectiva a distancia.

Graphic: Optimize

Fase 3: “Hemos empezado a transformar cómo impartimos nuestro aprendizaje. Ayúdenos a hacerlo de manera más efectiva.”

Graphic: scale and sustain

Aquí es donde involucramos a nuestro equipo estratégico y a expertos en procesos, diseño, gobierno y medición para comenzar a sentar las bases de un futuro flexible y digital, pero totalmente virtual. Ayudamos a nuestros clientes a desarrollar procesos, patrones, enfoques y directrices que se ajusten a sus necesidades.

Hemos aprendido mucho a través de estas fases y durante los últimos seis meses, y en este artículo queremos compartir las nueve cosas más importantes que hemos aprendido sobre la instrucción efectiva de aprendizaje a distancia.

Graphic: Virtual Classrooms: Design for Virtual

1. Aulas virtuales: diseño para las aulas virtuales

A estas alturas, esperamos que todos hayamos aprendido esto: la conversión del formato presencial al virtual no significa tomar el mismo material que funcionó en un aula presencial y dictarlo a través de Zoom.

En un contexto totalmente virtual, hemos perdido gran parte de la comunicación no verbal, lenguaje corporal y reglas de conversación clave que teníamos antes. Además, estamos físicamente desconectados, lo que permite una distracción mucho mayor. Nuestra capacidad de atención está cayendo, aparentemente de forma exponencial.

La respuesta tiene que ser reconsiderar fundamentalmente y planear cómo los estudiantes experimentan una sesión virtual y cómo se desarrolla como una narración. 

¿Nuestros mejores consejos? Construir desde cero, con la virtualidad en mente. Piense en ofrecer segmentos más cortos (nunca de más de cinco minutos) intercalados con interactividad, discusión, reflexión, pruebas y encuestas. Dele a su audiencia pausas de escucha tanto como sea posible. Sobre todo, piense en el líder de la sesión como un facilitador y anfitrión de un programa, no como un mero presentador.

Graphic: Virtual Classrooms: Design for the New Learner Archetypes

2. Aulas virtuales: diseño para los nuevos arquetipos de aprendizaje 

Cada aprendiz responderá a los disparadores y al aprendizaje de una manera diferente. Los buenos diseñadores de aprendizaje observan cuidadosamente la personalidad de los estudiantes cuando definen un óptimo aprendizaje para ellos. Pero la forma en que interactuamos ha cambiado desde la cuarentena. 

En LEO Learning, hemos estado trabajando en un conjunto de Arquetipos de Nuevos Estudiantes, específicamente en el contexto de las experiencias del aula virtual, y los hemos probado en la práctica. Parecen tener una fuerte resonancia y hemos tenido excelentes resultados.

Nuestro modelo identifica cuatro tipos de aprendices claves, situados en los ejes de su “actividad externa” como aprendiz y su “actividad interna” mientras aprenden a distancia dentro de un entorno de aula virtual.

A continuación, un rápido resumen de los arquetipos:

El Pensador

Puede que no contribuyan mucho durante una sesión virtual, pero demostrarán su competencia más adelante. Son totalmente receptivos pero tienden a procesar internamente. Los Pensadores pueden no disfrutar de la interacción abierta, pero pueden aportar mucho si se les anima a hacerlo. 

El Artista

Contribuye fácilmente, disfruta la interacción y necesita validación, pero puede que no capte los conceptos o mensajes efectivamente. Como facilitadores, podemos formar una  idea de que son los mejores estudiantes o los más eficaces porque son muy participativos, mientras que puede no ser así en realidad.

El Durmiente

Se le hace difícil prestar atención y participar, en cualquier nivel. La primera pregunta para el facilitador es si esto es importante o no. Está bien tener Durmientes en el contexto de un seminario web centrado en percepción, pero un participante de este tipo en un taller obligatorio de alto impacto no es ideal.

El Triunfador

Contribuye de forma reflexiva, procesando y equilibrando el aprendizaje autodirigido con el aprendizaje social. Los facilitadores no tienen que dedicar demasiado tiempo a los Triunfadores. Pueden ser empleados para dirigir y guiar las sesiones en un grupo de aprendizaje por medio del ejemplo.

Pocas personas encajan perfectamente en un arquetipo y la gente puede pasar de un estado a otro durante una misma sesión. Trabajar con estos estados en mente asegura que la experiencia de aprendizaje se mantenga totalmente concentrada en las necesidades de cada uno de sus aprendices.

Historia de cliente

Cómo hacer la transición a un ambiente de aprendizaje virtual exitoso

Graphic: Find Ways to Collaborate

3. Encontrar maneras de colaborar

La colaboración puede surgir de forma natural en un entorno presencial y, si bien es más difícil en un contexto virtual, puede ofrecer recompensas mucho mayores. A la gente le hace falta la experiencia de trabajo en estrecha colaboración, por lo que cualquier cosa que podamos hacer como diseñadores y facilitadores para reunir a la gente hará que la experiencia sea más atractiva y efectiva.  

En primer lugar, utilice las herramientas que le ofrece la plataforma de su aula virtual: chat, respuestas (emoticonos, estrellas, aplausos, etc.), votaciones, encuestas y recursos compartidos. Experimente con ellas y trate de utilizar tantas como sea posible para que la experiencia sea variada. 

En segundo lugar, si su plataforma lo ofrece, utilice las salas de descanso. Inicie una sesión con todos juntos, divida a los estudiantes en pequeños grupos para discutir y resolver un problema particular juntos, y luego tráigalos de vuelta para compartir sus pensamientos.  

En tercer lugar, utilice una pizarra interactiva para trabajar en colaboración. La pizarra Jamboard de Google es una versión simple de esto. También usamos Miro y Mural -ambos te dan pizarras infinitas (¡algo que no se consigue en el mundo real!)- y muchas herramientas diferentes para expresarse, desde post-its virtuales a bolígrafos y herramientas de dibujo.

4. Los talleres pueden funcionar virtualmente

A menudo nos reuníamos en equipos de proyecto con nuestros clientes para tener sesiones creativas y estratégicas más largas. Como a muchos, nos preocupaba que trabajar virtualmente matara la esencia de la creatividad e innovación que se puede capturar en una sala. ¡Qué equivocados estábamos! 

En los últimos meses, hemos estado probando diferentes formas de trabajar juntos. Hemos descubierto que trabajar durante un periodo rápido de una semana y reunirse en cuatro o cinco eventos virtuales cortos durante ese tiempo puede brindar resultados notables.  

Añadir tiempo para reflexionar aporta otra dimensión y permitir a los aprendices desarrollar su pensamiento, preparar y volver a presentar ideas significa que se puede llegar mucho más rápido a una solución de lo que se podría en un solo día.  

Difundir una serie de sesiones a lo largo del tiempo también da la flexibilidad de traer a diferentes actores a las sesiones, lo que es mucho más difícil cuando se trata de asistencia presencial a un evento.

Como en cualquier experiencia virtual, una serie de talleres debe ser cuidadosamente planeada y diseñada, y las actividades de colaboración son clave. Una vez más, el papel del facilitador ha cambiado y requiere la capacidad de presidir un debate a distancia, fomentando la participación de todo el equipo durante todo el proceso.

Graphic: Align Deliver Sustain

5. Piense en el proceso de aprendizaje: Alinear, Impartir, Sostener

Nuestro enfoque de Alinear, Impartir y Sostener es fundamental para el diseño del aprendizaje combinado. El desarrollo de un excelente contenido de aprendizaje es sólo la mitad del trabajo. Asimismo, debemos pensar en ambos extremos: 

  • cómo y por qué el estudiante interactúa y participa con el aprendizaje antes de un evento de aprendizaje
  • cómo aplican y mantienen el conocimiento y habilidades a lo largo del tiempo después del evento  

 

En la fase de Alinear, pensamos detenidamente en lo que motiva al aprendiz a participar. Se trata de cómo comercializar el aprendizaje y comunicar los beneficios claramente.

En esta fase también pensamos en sus conocimientos existentes. ¿Necesitan hacer algún aprendizaje previo para ponerse al día antes de participar? ¿Están ya muy adelantados?

En la fase de Impartir, miramos qué canales podemos usar de manera óptima. ¿Cómo podemos desplegar el contenido de aprendizaje y garantizar la participación de nuestros estudiantes para generar una experiencia perfecta? Podemos utilizar una combinación de eLearning tradicional junto con ILT, paquetes de recursos, vídeo, técnicas de juego y contenido generado por el usuario, por ejemplo.

La fase de Sostener consiste en ayudar a nuestros estudiantes a transferir sus nuevas habilidades a su vida laboral diaria de forma efectiva. Podemos pensar en la práctica, el apoyo y la reflexión, y asegurarnos de mantener esos comportamientos vivos a través de repasos o dándole “empujón” a los estudiantes.  

6. Piense en el proceso de aprendizaje: Involucrar a los estudiantes 

El proceso de aprendizaje puede durar desde media hora hasta varias semanas. Incluso hemos desarrollado un complejo proceso de aprendizaje mixto para dictar un MBA en liderazgo de la salud en un período de 18 meses.

Con procesos tan largos como este, necesitamos pensar más en cómo mantener a nuestros estudiantes comprometidos hasta el final. Tenemos muchas estrategias para mantener a los estudiantes juntos durante procesos más largos y complejos, pero las tres principales son: Contexto, Acción y Misión.

Graphic Context

Contexto

Es fácil que una serie de puntos de contacto en un proceso de aprendizaje parezca desconectada, especialmente si el aprendiz salta entre plataformas y canales durante un período prolongado. Asegúrate de que cada punto de contacto esté completamente señalizado, claramente etiquetado, y que esté claro cómo encaja en el proceso completo.

Cuando creamos el MBA del programa de liderazgo en salud, cada uno de los 1.200 componentes se etiquetaron claramente con el tiempo que tardarían, las expectativas del estudiante, los resultados esperados y cómo encajaban en el tema más amplio.

Graphic: actions

Acción

No existe el aprendizaje pasivo. Hemos usado grupos de aprendizaje activos durante muchos años como parte de programas importantes, pero se necesita acción en cada nivel de participación en aprendizaje a distancia.

Piense cuidadosamente en las acciones y respuestas que se requieren de sus estudiantes después de cada evento, desde una simple reflexión hasta un ejercicio de grupo. Además, considere el ritmo entre los puntos de contacto, ya que los estudiantes a los que no se les hace seguimiento por demasiado tiempo pueden desviarse.

En el programa de salud, nunca dejamos a un estudiante por más de unos pocos días antes de que tuviera que participar de nuevo con un tutor u otros estudiantes.

Graphic: mission

Misión

Muchos programas exigen mucho de sus estudiantes. Aunque es importante centrarse en alinear los mensajes, dicho enfoque puede perderse con el tiempo. Antes de diseñar su programa, asegúrese de que el objetivo final o misión están completamente claros, y vuelva a ellos en cada paso del proceso.

7. Crear significado juntos: aprendizaje social 

La gente aprende socialmente. Aprenden compartiendo conocimientos, creando sentido juntos, apoyándose mutuamente y colaborando en los procesos creativos y de toma de decisiones. La aparición del aprendizaje digital significó a menudo la pérdida de algunos de estos elementos, ya que el aprendizaje electrónico al principio tendía a brindar una experiencia aislada para el estudiante.

Pero al igual que hemos adoptado plenamente las redes sociales en nuestras vidas, estamos conectando a nuestros estudiantes y a nuestras organizaciones para lograr un aprendizaje y creación de sentido más poderosos y compartidos. Casi todos los programas que desarrollamos ahora incluyen estrategias y enfoques para unir a los estudiantes efectivamente.

8. Empodérese con el video y la animación 

El video sirve para muchos propósitos críticos en el aprendizaje de hoy en día. Es un medio flexible, rentable y omnipresente que puede ofrecer historias poderosas para crear el impacto adecuado en el momento oportuno.

La animación juega un papel muy importante en nuestras vidas fuera del trabajo. La mayoría de nosotros nos suscribimos a Netflix, Amazon Prime o uno de los muchos otros servicios de streaming. Crucialmente, podemos dedicar muchas horas a ver uno de nuestros programas favoritos. Todos estamos empapados de medios visuales. 

Pero el video no tiene que ser de calidad cinemática para cambiar vidas. YouTube es, sin excepción, el canal de aprendizaje más poderoso del planeta y la mayoría de los videos que incluye son creados en un teléfono por no profesionales. 

Por lo tanto, no sorprende que el video haya visto un nuevo resurgimiento en el aprendizaje digital en los últimos tiempos. Según un informe del Grupo Fosway, el vídeo está en lo más alto de nuestra lista de medios o canales importantes en nuestro nuevo mundo de trabajo y aprendizaje virtual.

Graphic

9. Trabajo de Fogatas y Talleres virtuales

La semana en que se implementó el cierre total en el Reino Unido, debíamos realizar nuestro próximo taller presencial en la Royal Institution en Londres (sobre el tema de la narración en el aprendizaje). En estas sesiones, tradicionalmente reunimos a 30-40 profesionales del aprendizaje, tanto clientes como prospectos. Pasábamos un día escuchando a los profesionales expertos, desafiando sus y nuestras opiniones, diseñando soluciones juntos y, lo más importante, estableciendo una red de contactos con nuevos y viejos colegas.

Sin eventos como estos, de repente nos sentimos desconectados. Así que diseñamos y probamos un nuevo formato de reunión virtual: una discusión de 90 minutos para 5-8 asistentes, sin cubierta de presentación, con una agenda suelta y facilitación ligera, a los que llamamos Fogatas LEO. 

Las sesiones han sido un gran éxito. Encontramos que la gente estaba lista para compartir sus experiencias, hablar abiertamente y resolver los desafíos de cada uno en una forma que no esperábamos. La retroalimentación que recibimos de los asistentes fue en extremo positiva y todos los participantes dijeron que agradecerían una siguiente invitación.  

Investigación

Cómo mejorar la integridad académica con herramientas de supervisión de exámenes

Andrew Joly, Director de Diseño Estratégico de LEO Learning

Sources:

En un mundo virtual, la experiencia de las Fogatas parece habernos devuelto algunas de las cosas que nos faltaban para poder estar juntos, y vamos a tener más de ellas.

Si desea unírsenos en una futura sesión, o quiere saber más sobre cualquiera de los temas que se tratan aquí, contacte al equipo de la LEO en talktous@leolearning.com.

Una versión de este artículo apareció originalmente en el blog de aprendizaje de LEO.

Fin de los comentarios