Entrevista con la Dra. Tracey Bretag: Integridad académica

Cristina Wagner
Cristina Wagner y Tracey Bretag
09/10/17
Ajuste el
tamaño del texto+

¿Por qué es importante? Las nuevas tecnologías han traido muchos retos para la integridad académica. Uno de ellos es la compra y venta de trabajos. Esto no es algo que se pueda arreglar de la noche a la mañana, pero sí es importante establecer mecánismos de apoyo para la creación de políticas de integridad académica.

Adelaide, Australia

La Dra. Tracey Bretag ha dedicado los últimos 15 años de su vida a investigar sobre la integridad académica. Ella es Associate Professor y Director of the Office for Academic Integrity de University of South Australia, donde lidera los proyectos de Normas de Integridad Académica, Integridad Académica Ejemplar y Contract Cheating y Diseño de Evaluaciones (actualmente en curso). También es la fundadora y editora del Periódico Internacional para la Integridad Educativa, para el cual hace investigaciones acerca del tema en varios sectores.

En esta entrevista, ella hablará de varios temas relacionados con el incremento en la práctica conocida como contract cheating, que consiste en la compra/venta de trabajos académicos, y de la importancia de establecer mecanismos de soporte para las políticas de integridad académica y los retos que las nuevas tecnologías han planteado para combatir este fenómeno.

Cristina Wagner

¿Cómo definiría la integridad académica y por qué es tan importante en las instituciones educativas?

Tracey Bretag, Associate Professor, University of South Australia Business School. Photo: AFP Brenton Edwards.

De acuerdo con el Centro Internacional para la Integridad Académica en Estados Unidos, ésta se basa en cinco principios fundamentales como honestidad, confianza, justicia, respeto y responsabilidad; y estos se ponen en práctica a través de una virtud ,adicional: la valentía. En Australia, tendemos a hablar mucho sobre lo que significa para la comunidad académica poner en práctica esos valores. Si los estudiantes no trabajan con honestidad, no aprenderán lo suficiente. Y una muestra de ello es que si hacen fraude en un examen, significa que no tienen los conocimientos necesarios para el siguiente escalafón o grado, o incluso, para la práctica profesional.

Esto también sirve para determinar el valor de las calificaciones de las personas, pues si los empleados de otras instituciones educativas dudan en algún momento de la capacidad de un estudiante para obtener esa calificación de forma honesta, también tendrán la misma incertidumbre frente a otros alumnos. Dicho así, éste es un aspecto importante para la reputación de la institución. Además, es fundamental cuando pasamos a la práctica profesional, porque si no obtuvimos esas calificaciones de forma honesta, ponemos en riesgo la seguridad pública. Un ejemplo sencillo: imagínate que un doctor está haciendo una cirugía, pero él hizo trampa en los exámenes, como paciente no tienes por qué preocuparte de que éste realmente sepa la diferencia entre tu páncreas y tu hígado, ¿no crees?

Cristina Wagner

Según su opinión, ¿cuáles son las causas principales de la deshonestidad académica?

Tracey Bretag, Associate Professor, University of South Australia Business School. Photo: AFP Brenton Edwards.

Considero que la deshonestidad académica, o las brechas en la integridad misma, son problemas sistémicos. En cuanto a educación superior, con el paso de los años todo el enfoque de la universidad ha cambiado. La masificación y globalización de la educación superior se han visto impactadas de muchas maneras. Cuando tenemos estudiantes con una segunda lengua o estudiantes que han crecido en lugares menos favorecidos o que están menos preparados académicamente, debemos implementar prácticas de apoyo apropiadas para que ellos puedan alcanzar todo su potencial de aprendizaje. Actualmente, la competencia es cada vez mayor según el nivel: para conseguir cupos en una universidad, para encontrar trabajo cuando los estudiantes se gradúen, para lograr el financiamiento de proyectos de investigación, para mantener una buena reputación de la institución, y en muchos otros casos, esto quiere decir que la competencia está en todas partes.

La transformación digital y las nuevas tecnologías han permitido que cada vez tengamos más información disponible, lo que no significa que esto haya incrementado directamente nuestro aprendizaje ni nuestra capacidad de pensar de manera crítica. Todas esas cosas se han juntado para crear “la tormenta perfecta” en la que los estudiantes pasaron a ver sus calificaciones como un requisito expresado en un papel que les ayuda a la hora de conseguir trabajo. Ellos aún no entienden que están en la institución para estudiar, aprender, transformarse como personas y contribuir a la transformación de la sociedad. Y por si fuera poco, además de todo lo que ya mencioné, existen motivaciones personales. Algunas personas en el ámbito educativo hacen trampa, del mismo modo en que hay un pequeño porcentaje de personas que lo hacen en la sociedad en general. Todo esto me permite concluir que en la educación superior, particularmente, hay una falta de apoyo, fondos e investigaciones genuinas para sustentar las buenas prácticas en la enseñanza y el aprendizaje. Todo esto desencadena una desvinculación de los docentes y de los estudiantes con respecto del proceso de aprendizaje.

Lo que se debe entender es que en la educación superior, la investigación es lo que realmente se ve recompensado. Y para enseñar bien, necesitas tener tiempo para obtener una beca y para trabajar en tu material pedagógico.

Tracey Bretag, Associate Professor, University of South Australia Business School. Photo: AFP Brenton Edwards.
Tracey Bretag, Associate Professor, University of South Australia Business School. Photo: AFP Brenton Edwards.
Columna

La integridad académica en los Estados Unidos.

Cristina Wagner

Sus proyectos de investigación hablan sobre las políticas y los procedimientos relacionados con la integridad académica, así como la forma en la que las universidades educan a los estudiantes y al personal docente sobre el tema. ¿Cuáles fueron los hallazgos?

Tracey Bretag, Associate Professor, University of South Australia Business School. Photo: AFP Brenton Edwards.

No tiene sentido hablar de integridad académica a menos de que tengas una muy buena política en tu institución. Al mirar las políticas de las universidades de Australia, encontramos cinco elementos de políticas ejemplares: acceso, es decir, que la política es fácil de localizar y leer; enfoque, significa que debería tener un enfoque más educativo que disciplinario; responsabilidad, que una buena política delega las responsabilidades en todos los interesados, no solamente en los estudiantes; detalle, en el sentido en que los estudiantes y el personal docente puedan ver la política y entender lo que significa integridad académica, qué es una brecha en la integridad y cuáles procesos se usan para lidiar con ella; y apoyo, que se refiere a que no podemos sencillamente hablar de ello, también tienes que aportar sistemas proactivos e incorporados para permitir la implementación de la política. Hicimos un gran sondeo con alrededor de 15.000 estudiantes, y encontramos que hay pensamientos mezclados sobre la política y el proceso de integridad académica, y que los estudiantes no siempre entienden lo que tienen que hacer. Particularmente, nuestros estudiantes extranjeros que hablan una segunda lengua se inclinaron a decir, más o menos en dos o tres ocasiones, que no habían entendido lo que significaba integridad académica, incluso teniendo material de apoyo. No es de sorprender entonces enterarse de que ellos hubieran estado involucrados en investigaciones sobre las brechas en la integridad académica en mayor medida que los estudiantes locales. Pues es claro que si no entiendes lo que es integridad académica, te va a quedar muy difícil aplicarla o siquiera demostrarla en tu trabajo. Y algo aún más sorprendente, fue que nuestros estudiantes de investigación de postgrado manifestaron que necesitaban más apoyo y recursos en cuanto a la integridad académica para poder hacer también su trabajo de manera íntegra.

Cristina Wagner

¿Su investigación reveló diferencias entre el plagio en la enseñanza virtual y la enseñanza presencial?

Tracey Bretag, Associate Professor, University of South Australia Business School. Photo: AFP Brenton Edwards.

En la investigación más reciente que hice sobre contract cheating, obtuvimos nuevamente casi 15.000 respuestas por parte de estudiantes de aproximadamente 12 instituciones educativas en Australia. Encontramos una pequeña diferencia en los tipos de barreras en la integridad académica entre los estudiantes que aprenden virtualmente y los que aprenden de manera presencial. Descubrimos que, el ambiente presencial tiende a tener más colusión, lo que se refiere a una colaboración no autorizada entre los partícipes, porque si bien los estudiantes que se encuentran en un campus tienen más capital social, muchas veces cruzan la línea hasta llegar a estos niveles. Este fue un hallazgo bastante interesante, pero hubo otro similar. Descubrimos que muchos de los fraudes que se hacen es por medio de exámenes virtuales que se les piden a los estudiantes en un ambiente presencial. Los educadores deben concientizarse de que existe la posibilidad de que haya brechas en la integridad académica, independientemente de que los estudiantes aprendan a través de una vía virtual o de manera presencial.

Cristina Wagner

¿Cuáles son las razones por las que los estudiantes buscan hacer contract cheating?

Tracey Bretag, Associate Professor, University of South Australia Business School. Photo: AFP Brenton Edwards.

Hay algunas razones que motivan a los estudiantes, una de ellas es la gran cantidad de proveedores comerciales online que son además expertos en marketing. Los estudiantes siempre han tendido a subcontratar su trabajo hasta cierto punto, pero ahora no solamente tus amigos y familiares te pueden ayudar, también están estos increíbles proveedores online expertos en ventas. Los estudiantes, principalmente los que tienen una segunda lengua y quienes están luchando a menudo en el ambiente occidental con los nuevos requisitos de aprendizaje, están en la mira de estos sitios inescrupulosos que fomentan el fraude académico. Ellos se infiltran, incluso, en los sistemas de las universidades, promocionando sus servicios a través de diferentes correos electrónicos y redes sociales. Y para generar aún más confusión, estos sitios suelen usar publicidad para hacer creer que venden servicios propios de la universidad. Algunas veces resulta muy confuso para los estudiantes diferenciar entre una tutoría adecuada y los servicios de apoyo, de aquellos “servicios” disfrazados para fomentar el fraude académico.

Cristina Wagner

¿Cuáles otros retos surgen de estas nuevas tecnologías?

Tracey Bretag, Associate Professor, University of South Australia Business School. Photo: AFP Brenton Edwards.

En los últimos 15 años, hemos visto muchos retos que involucran el plagio y la táctica de los estudiantes conocida como ‘copy paste’ utilizando fuentes online. Estos problemas se han podido atacar hasta cierto punto gracias al desarrollo de software muy buenos de compaginación de texto, así como otras fuentes de apoyo para el aprendizaje. Nuestro próximo gran reto además de eliminar la práctica de contract cheating es irnos en contra de una nueva estrategia tecnológica virtual que ofrece herramientas de reformulación y traducción. Por ejemplo, un artículo escrito en chino se podrá traducir al inglés por medio de un solo clic, y luego, otro botón en un software diferente permitirá reformular el texto de manera que el software de compaginación de texto no lo pueda detectar. Estas herramientas son muy fáciles de usar para los estudiantes, pero generan mucha dificultad a los profesores a la hora de detectarlas.

Cristina Wagner

¿Qué podrían aprender las universidades de otros países a partir de los resultados de sus estudios?

Tracey Bretag, Associate Professor, University of South Australia Business School. Photo: AFP Brenton Edwards.

El gran aprendizaje se resume en que no hay una solución rápida para este problema, dada su complejidad. Una cultura de integración académica requiere mucho compromiso en cada nivel de la institución, esta cultura debe empezar desde la forma en que promocionas tu universidad y reclutas a los estudiantes, hasta la orientación que les brindas cuando ya forman parte de la institución. Luego, cuando los estudiantes conocen lo que significa la integración académica, necesitas seguir hablando de esto y facilitar la capacitación del personal administrativo y docente, para que todos estén realmente involucrados con el tema. Pero, no se puede dejar de lado que los profesores necesitan verdaderos recursos para que tengan el tiempo y el apoyo para crear una evaluación auténtica e interesante que además de promover el aprendizaje, haga menos probable la subcontratación.

No estoy diciendo que erradiquemos el fraude académico por medio de evaluaciones, pero muy probablemente se podría reducir el problema hasta cierto punto. Necesitamos entender las ventajas y desventajas de las nuevas tecnologías y adaptarnos constantemente a ellas. Por ejemplo, si la mejor ofensiva es la educación virtual, ¿qué significa eso a la hora de validar la identidad de estudiantes que nunca vas a conocer? Otra cosa que hemos aprendido de nuestros estudios es que no existe un límite al hablar de la integridad académica, si no hay consecuencias reales cuando las brechas existen. Necesitamos reevaluar lo que está pasando, cuáles son los problemas que necesitamos abordar, mantenernos a la vanguardia en tecnología y seguir aprendiendo continuamente sobre ella. Hay una gran comunidad trabajando en conjunto para combatir todos esos problemas. No deberíamos desanimarnos por la existencia del fraude académico, sino más bien emocionarnos por lo que podemos lograr para convertir la cultura de integridad en una norma educativa.

Consejos para desarrollar una política de integridad académica efectiva

Siga los cinco elementos clave de una política de integridad académica: acceso, enfoque, responsabilidad, detalle y apoyo.

Busque ayuda. Hay un software en la página web de la Política de Integridad Académica Ejemplar, que ayuda con el desarrollo de la política. Este software proporciona varios consejos y ejemplos para el debido desarrollo de las políticas y esto le evita tener que empezar desde cero.

Escuche a las partes involucradas. Hable con las partes involucradas dentro de su comunidad académica para desarrollar, colectivamente, un documento. Los estudiantes deben participar en el desarrollo de esta política. Si usted presenta una política de la que todos se sientan dueños, será más probable que se cumpla.

Infografía: Los cinco principios fundamentales de la integridad académica son: honestidad, confianza, justicia, respeto y responsabilidad que derivan en valentía. Los próximos grandes retos son: contract cheating y las traducciones online y herramientas de reformulación.

¿Le gustaría contribuir a E-Learn sobre este tema? Envíe su propuesta ahora.

* Tracey Bretag Associate Professor, University of South Australia Business School.

Fotografía:

AFP Brenton Edwards.

Infografía:

TriiBU Studio.

Fin de los comentarios