Entrevista con Jonathan Bergmann: como darle la vuelta a la clase, usar la tecnología y mejorar el aprendizaje de los estudiantes

Christina Gómez y Jonathan Bergmann
01/08/17
Ajuste el
tamaño del texto+

Chicago, Ilinois, Estados Unidos

Aquel modelo de educación tradicional donde un profesor se paraba en frente de sus alumnos, mientras ellos escuchaban y esperaban aprender y memorizar, ha dado un giro. El modelo “The Flipped Learning” o “Clase Inversa” es una forma diferente de educar nuestras mentes, en la que el estudiante puede aprovechar al máximo el tiempo en el aula así como la presencia de su profesor y de sus compañeros de clase.

Jonathan Bergmann, un maestro de química de bachillerato, en conjunto con otro maestro colega, decidieron darle la vuelta al modelo tradicional utilizando la tecnología disponible para mejorar el aprendizaje de los estudiantes y de entender sus capacidades.

El modelo consiste básicamente en lo siguiente:

1. El profesor graba videos cortos para cada tema con el fin de que los estudiantes puedan aprender de una forma fácil e interactiva.

2. Como compromiso, el estudiante debe ver el video, tomar notas y generar preguntas.

3. El profesor, por su parte, usa un tiempo determinado en el aula para resolver las preguntas que los estudiantes podrían tener sobre aspectos teóricos, y en función de lo que encuentre, el maestro divide la clase en grupos conformados por aquellos que aún necesitan entender mejor el tema, otros que lo entienden plenamente y los que están justo en la mitad.

4. El profesor prepara diferentes actividades para toda la clase, como laboratorios, pruebas cortas y grupos de discusión, donde los estudiantes pueden interactuar entre sí y con el maestro. Esto facilita la compresión del tema actual a través de este enfoque práctico.

• • •

Después de haber implementado este modelo en sus clases de química durante cinco años, Bergmann escribió un libro llamado “Flip Your Classroom: Reach Every Student In Every Class” (Dale la vuelta a tu clase: lleva tu clase a cada estudiante, en cualquier momento y en cualquier lugar), así como otros ocho libros sobre educación. E-Learn conversó con él sobre sus ideas acerca de la educación y de cómo funciona este modelo.

¿Podría darnos una breve explicación de qué se trata el Modelo “The Flipped Learning”?

Jonathan Bergmann, author of "Flip your classroom: Reach every student, in every class, every day", at Lake Forest Illinois, USA. Photo: AFP Joshua Lott.

Es una idea simple. La mejor forma de entenderla es pensando en la Taxonomía de Bloom, que no es más que una pirámide donde el conocimiento está en la base, que es además el que ocupa el mayor espacio en el gráfico, y luego, subiendo hacia el tope de la pirámide, encontramos la comprensión, la aplicación, el análisis y la creación. La mayoría de los profesores del mundo dedican gran parte de su tiempo a entregar contenido en los niveles de conocimiento y comprensión, y esto da como resultado que toda la clase se dedique al contenido y destine muy poco tiempo a los procesos de aplicación, análisis, evaluación y creación.

El modelo que propongo da un giro en la instrucción directa y la entrega de contenido hacia el espacio personal, logrando que el profesor enseñe a través de videos cortos que los estudiantes deben ver en su tiempo libre, y luego, utilicen las horas de clase para poner en práctica lo que aprendieron. En resumidas cuentas, se invierte el orden de la Taxonomía de Bloom dedicando menos tiempo en los niveles de aprendizaje y comprensión, y el tiempo que se ahorra se utiliza en crear, evaluar y generar análisis. Esa es la idea de The Flipped Learning.

¿Cuál cree usted que es el principal problema de la educación hoy en día?

Jonathan Bergmann, author of "Flip your classroom: Reach every student, in every class, every day", at Lake Forest Illinois, USA. Photo: AFP Joshua Lott.

Seguimos atascados en un modelo en el que el conocimiento y la información tienen que venir del profesor, pero vivimos en una era de la información en la que tienes que participar activamente con los estudiantes. La gente suele preguntarme por qué funciona este modelo y siempre respondo que, en primer lugar, su éxito se debe a que convierte el espacio grupal o el tiempo en el aula en un lugar activo de aprendizaje, y así lo demuestra toda la investigación que se ha hecho en este campo, pues lo que en verdad marca la diferencia es el aprendizaje activo.

Por otro lado, y esto es algo que suele pasar a un segundo plano, este método hace que los estudiantes tengan más oportunidades para mejorar sus relaciones con los profesores. Insisto, y la investigación es muy clara, cuando un estudiante o un practicante tiene mejores relaciones con sus profesores en un ambiente corporativo, su éxito será aún mayor. Somos seres humanos y nuestra base consiste en relacionarnos.

¿Cómo cree usted que la tecnología ha cambiado la educación? ¿Cuáles son los beneficios?

Jonathan Bergmann, author of "Flip your classroom: Reach every student, in every class, every day", at Lake Forest Illinois, USA. Photo: AFP Joshua Lott.

Pienso que la tecnología no es la respuesta a la educación. Muchas personas creen que si le ponemos un computador en frente a alguien, eso hará que su educación sea mejor, pero no es así y los estudios lo han demostrado. No obstante, la tecnología sí puede mejorar el aprendizaje. Algo que es claro en el modelo que propuse es que le da una buena finalidad a la tecnología, porque una buena educación surge cuando se da en un espacio grupal que fomenta la participación y enriquece el conocimiento por medio de actividades que tienen un significado en el salón de clases. Una actividad rica y participativa no se trata de sentarse y de que alguien te hable. Para poder tener una experiencia que realmente agregue valor, tienes que saber algo previo sobre el tema y ese es el punto donde le damos la vuelta a la clase tradicional, los estudiante siguen recibiendo la información, pero lo hacen en un momento y de una forma distinta.

¿Cuáles cree usted que son las desventajas del uso de la tecnología en la educación?

Jonathan Bergmann, author of "Flip your classroom: Reach every student, in every class, every day", at Lake Forest Illinois, USA. Photo: AFP Joshua Lott.

Sin duda, nuestra cultura actual hace que la gente suela pasar mucho tiempo frente a la pantalla. Nosotros no queremos promover aún más tiempo de esta forma. En lo que respecta al uso de la tecnología, pienso que tenemos que ser precavidos en la manera como utilizamos este recurso y no excedernos en su uso. Sin embargo, también es importante darnos cuenta de que es una herramienta asombrosa, con ella tenemos el mundo en nuestras manos, pues podemos acceder a cualquier información que queramos tan sólo con preguntarle a Siri o a cualquier otro bot.

Si pudiera crear su propia escuela y cambiar todo el sistema educativo, ¿cómo sería la estructura del sistema para mejorar realmente el aprendizaje?

Jonathan Bergmann, author of "Flip your classroom: Reach every student, in every class, every day", at Lake Forest Illinois, USA. Photo: AFP Joshua Lott.

Es claro que como defensor de The Flipped Learning, hemos visto que los lugares donde hay mejores resultados son aquellos en los que toda la escuela ha migrado a este método. Para eso es necesario un gran proceso. Tienes que encontrar personas que estén dispuestas a trabajar fuera de lo establecido, tales como educadores, profesores, administradores, estudiantes y padres. Lo que he visto en estas escuelas es asombroso, lo que han logrado hacer, la cantidad de aprendizaje activo que se produce, la innovación y los proyectos que los niños han sido capaces de hacer han sido alucinantes. Estoy seguro de que este método debería convertirse en la nueva base de nuestras escuelas.

Cabe mencionar que este modelo no empezó conmigo, el concepto vino del Dr. Robert Talbert. Él afirma que debemos pensar en The Flipped Learning como el sistema operativo de la educación. De la misma forma como una computadora tiene un sistema operativo, Mac o Windows, o un teléfono tiene Android o iOS. Además, el dispositivo tiene otras cosas como las aplicaciones. Entonces, debemos pensar que este método es el sistema operativo y que las aplicaciones podrían ser aprendizaje basado en proyectos, aprendizaje de dominio, aprendizaje de consulta, etc. Esas son las cosas que le puedes agregar, pero necesitas el tiempo para explorar en un espacio grupal todas estas otras aplicaciones, y este método te lo permite. Las “apps” que el profesor utilice dependen del tipo de contenido que esté enseñando. Con este proceso hemos aprendido cómo abordar las escuelas a través del cambio cultural que involucra el pasar de ser tradicional a “Flipped”.

¿Cuál es su opinión sobre el actual sistema de calificaciones? Muchos estudiantes no se sienten motivados por la necesidad de obtener ciertas notas, mientras que a otros les va bien pero en realidad no están aprendiendo, sólo hacen lo que les piden que hagan, ¿está de acuerdo?

Jonathan Bergmann, author of "Flip your classroom: Reach every student, in every class, every day", at Lake Forest Illinois, USA. Photo: AFP Joshua Lott.

Yo calificaba de una forma muy tradicional antes de darle la vuelta a mi clase y creía en ese sistema. A medida que empecé a darle la vuelta al modelo, entendí que necesitábamos un paradigma en evaluación. Opté por ir más allá de un sistema de calificación basado en estándares, donde o pasas o no pasas, y creo que esa es la vía que tenemos que tomar, y estoy convencido de que uno de los mayores problemas de la educación es nuestro sistema de evaluación, bien sea con letras, números o porcentajes, no creo que eso ayude a los estudiantes y a las escuelas. Sí considero que un estudiante debería tener una nota aprobatoria o reprobatoria, y que sólo deberían pasar si muestran tener dominio de la materia. El punto de la escuela es aprender, no pasar con una nota por debajo del promedio, sin que verdaderamente el estudiante aprenda.

Todos tienen fortalezas y debilidades distintas, todos aprenden diferente. ¿Cómo una escuela puede seguir siendo económicamente viable, tener muchos estudiantes y aún así ofrecer educación personalizada?

Jonathan Bergmann, author of "Flip your classroom: Reach every student, in every class, every day", at Lake Forest Illinois, USA. Photo: AFP Joshua Lott.

Lo bonito del modelo invertido es que hace justamente eso, en cierta forma, reduce el tamaño de la clase. Por ejemplo, si los estudiantes ven los videos con tiempo, antes de la sesión, y luego tienen 45 minutos de clase, tendrán todo ese tiempo para una clase individual, personalizada y diferenciada para cada estudiante. Los estudiantes que han comprendido el material siguen haciendo experimentos y actividades, mientras que los chicos que aún no lo logran hacen un grupo en el que pueden discutir el tema con el profesor. De esta forma, la clase se divide en dos o tres grupos y el profesor puede pasar cierta cantidad de tiempo con cada grupo y hablar con los estudiantes de manera individual para evaluar cuál es su nivel de comprensión y en lo que necesitan ayuda. Como profesor, uno no puede hacer eso a menos de que la clase sea invertida.

Jonathan Bergmann sigue enseñando, grabando y publicando sus videos en su página de YouTube, y dicta conferencias para convencer a otros sobre el poder de este modelo de educación, que según él, es el mejor y el que verdaderamente logra el objetivo de la docencia: hacer que los niños aprendan y que les guste aprender.

¿Cuál es la importancia del Dominio?

Jonathan Bergmann, author of "Flip your classroom: Reach every student, in every class, every day", at Lake Forest Illinois, USA. Photo: AFP Joshua Lott.

El Dominio Invertido es el ápice de todo el modelo. Flipped 101 es donde los estudiantes ven un video y al día siguiente hacen una actividad en clase, y luego repiten el proceso. Con ese modelo, todos los estudiantes ven el mismo video cierto día. Sin embargo, en un Modelo de Dominio, los estudiantes pueden avanzar a un ritmo flexible, y de ese modo en el transcurso del semestre, pueden avanzar tan rápido o tan lento como quieran, considerando que tienen que terminarlo en cierto momento para completar el curso.

Ya es notorio en todo el mundo que la gente se está pasando al Modelo de Dominio Invertido. Después de la unidad o tema, el estudiante tiene que tomar una evaluación sumatoria para demostrar que dominan el tema, lo que significa que ahora ellos han entendido el modelo, pues, si pasan, pueden continuar, y si no, se quedan en esa unidad hasta que la aprendan. Lo bueno de esto es que los estudiantes en verdad aprenden.

Sucede con frecuencia que la clase llega hasta el final de una sección, donde los estudiantes hacen una prueba, y salgan como salgan, la clase continúa. Lastimosamente aquellos estudiantes que estén perdidos, seguirán avanzando cada vez más y más sin haber entendido el contenido de la materia. El sistema de educación tradicional quiere que todos los chicos estén en la misma página al mismo tiempo, y así no funcionan las cosas. Este modelo funciona porque en una clase tradicional, el profesor tiene que continuar, ellos no pueden esperar a que cada estudiante se ponga al mismo nivel de todos, mientras que los que sí entienden esperan. Pero con esta nueva iniciativa, aquellos que entendieron siguen con el próximo tema, y aquellos que no entendieron, pueden aprender bien el tema para no quedarse rezagados con los problemas más complejos. Del mismo modo en que dije que The Flipped Learning debería ser el sistema operativo, el Dominio es como una aplicación de Aprendizaje Basado en Proyecto. No hay una única forma de hacerlo.

¿Por qué el modelo tradicional no ha cambiado en tanto tiempo? ¿Por qué hemos aprendido de la misma forma generación tras generación?

Jonathan Bergmann, author of "Flip your classroom: Reach every student, in every class, every day", at Lake Forest Illinois, USA. Photo: AFP Joshua Lott.

La educación cambia lentamente. Creo que ahora mismo estamos evidenciando un cambio. Es cuestión de tiempo antes de que la educación de un giro por completo. Pienso que el poder que tenemos en nuestros bolsillos, gracias a nuestros teléfonos, ha cambiado las reglas del juego. Ahora la información es asequible y fácil de encontrar. Desde el niño más pobre en Argentina hasta el más rico de España, los estudiantes están teniendo acceso a estos dispositivos.

En Argentina, visité una provincia llamada Misiones que en el transcurso de cinco años adoptará por completo el modelo The Flipped Learning. Misiones es pobre, los chicos no tienen recursos, pero parece que cada uno allí tiene un teléfono en su bolsillo con un plan de datos. Pregunté cómo era posible que estos chicos pudiesen costear estos teléfonos y me dijeron que siempre encontraban la forma. Estas escuelas en Misiones desarrollaron una app que permite que los chicos puedan acceder en la escuela, pueden descargar los videos que necesiten y luego verlos en casa, incluso sin estar conectado a una red inalámbrica. Habrá una transformación en educación les guste o no. Si alguien se opone al cambio, eventualmente estarán fuera del juego. Es muy emocionante, estamos en el punto más álgido de la educación y todo pasa por esta transición desde el modelo del siglo XIX hasta un modelo de aprendizaje más activo.

Jonathan Bergmann. Foto: AFP Joshua Lott.
Jonathan Bergmann. Foto: AFP Joshua Lott.

¿De qué hablará en BbWorld?

Jonathan Bergmann, author of "Flip your classroom: Reach every student, in every class, every day", at Lake Forest Illinois, USA. Photo: AFP Joshua Lott.

Básicamente, diré que este método tiene que ser el nuevo sistema operativo. El título de la ponencia es Enseñanza y Aprendizaje en Tiempos sin Precedentes. Hablaré sobre el aprendizaje 3.0, que significa que las cosas están cambiando tan rápido, incluyendo algunas de las realidades políticas de nuestro mundo, y por eso, necesitamos repensar cómo debería ser la educación.

¿Cuál cree usted que es el futuro del E-Learning?

Jonathan Bergmann, author of "Flip your classroom: Reach every student, in every class, every day", at Lake Forest Illinois, USA. Photo: AFP Joshua Lott.

A mi me gusta el aprendizaje en línea, yo dicto clases en línea, pero también entiendo las limitaciones de este tipo de práctica. Generalmente, el aprendizaje en línea puede estar relacionado a una menor conexión o a menos relaciones. No obstante, se puede lograr. Lo he visto suceder con Blackboard Collaborate, donde puedes tener una discusión apropiada con tus estudiantes, pero mi modelo preferido es The Flipped Learning. Creo que el futuro del E-learning apunta hacia un continuo crecimiento, pero ojalá con un enfoque mixto que permita a los estudiantes tener una conexión con el profesor y lograr una experiencia más personal.

La vida de un profesor puede ser difícil. Tienen que repetir las mismas lecciones cada día, tienen que pararse en frente de la clase a hacer un “performance” y la mayoría de la gente no entiende esto. ¿Qué se puede hacer para mejorar la vida de los profesores?

Jonathan Bergmann, author of "Flip your classroom: Reach every student, in every class, every day", at Lake Forest Illinois, USA. Photo: AFP Joshua Lott.

The Flipped Learning cambia drásticamente la dinámica del profesor. En lugar de estar en el foco, ellos se convierten en un guía para el estudiante, y los profesores que han empezado a utilizar este modelo han observado un cambio grande en la forma como interactúan con sus estudiantes, con el contenido, y un 95% de ellos dirá que no volverá a usar nunca más el modelo tradicional. Y esto es debido al compromiso que han visto en sus estudiantes, el compromiso con su éxito, generalmente sus notas suben y es el nuevo paradigma que necesitamos para la educación.

Usted dice que habla con todos los niños, todos los días, en todas las clases, ¿por qué esto es tan importante?

Jonathan Bergmann, author of "Flip your classroom: Reach every student, in every class, every day", at Lake Forest Illinois, USA. Photo: AFP Joshua Lott.

La base de una buena educación está en las relaciones y conexiones, y en la medida en que puedas forjar relaciones más profundas con tus estudiantes, ellos aprenderán más de ti, tendrán un mejor desempeño, querrán tomar riesgos y no hay nada mejor que ver eso en tus alumnos. Es por esto que los profesores deciden entrar en este mundo, por el impacto y la forma en que la educación puede cambiar vidas. Ellos no quieren simplemente enseñar contenido.

¿Cómo lograr que los estudiantes estén motivados para aprender e ir a clase?

Jonathan Bergmann, author of "Flip your classroom: Reach every student, in every class, every day", at Lake Forest Illinois, USA. Photo: AFP Joshua Lott.

Creo que la mejor forma de motivar a un niño que se siente desmotivado es hacerle saber que estás allí, que estás a su lado. Esa es la mejor forma de motivarlo. Este modelo es ideal para lograrlo, porque en vez de dictar una clase de 30 minutos cada día y dejar sólo 20 para interactuar con los estudiantes, te da toda la clase para lograr motivarlos y estimularlos para que aprendan.

Jonathan Bergmann sigue enseñando, grabando y publicando sus videos en su página de YouTube, y dicta conferencias para convencer a otros sobre el poder de este modelo de educación, que según él, es el mejor y el que verdaderamente logra el objetivo de la docencia: hacer que los niños aprendan y que les guste aprender.

Jonathan Bergmann, autor de ‘Flip your Classroom: Reach every student, in every class, every day’. Foto: AFP Joshua Lott.

Fin de los comentarios