El proceso educativo como persona invidente

Lucy Greco, Web Accessibility Evangelist at the University of California, Berkeley. Photo AFP Jana Asenbrennerova.
Lucy Greco
18/09/17
Ajuste el
tamaño del texto+

Lucy Greco: “Desde que nací, soy invidente y con discapacidad visual. Y, desde muy temprano, supe que podría hacer más cosas gracias a las tecnologías de asistencia o apoyo. Cuando estaba en primaria, me dieron acceso a un equipo que tenía un lector de pantalla y descubrí lo liberador que era poder usar un computador en ese entonces. Al llegar a la universidad, me convertí en alguien que no sólo dependía de estos equipos, sino que le gustaban, incluso los encontraba interesantes. Así que terminé enseñándoles a otras personas a usar sus computadores. Desde el principio, me di cuenta de que tenía la disposición de apoyar a personas con discapacidad para encontrar formas inteligentes y únicas de realizar tareas, sobre todo con los computadores, aunque también de otras maneras. En ese momento me di cuenta de que la tecnología de asistencia sería la trayectoria profesional que marcaría mi destino.

Desde el principio, me di cuenta de que tenía la disposición de apoyar a personas con discapacidad para encontrar formas inteligentes y únicas de realizar tareas, sobre todo con los computadores, aunque también de otras maneras.

A mediados de los 80 cuando empecé a usar computadores, la tecnología de asistencia estaba muy atrasada. Yo utilizaba un procesador de palabras en los años 90 que no tenía muchas de las principales funcionalidades de los procesadores de palabra que usaba la gente, como, por ejemplo, resaltar y subrayar textos. No podía hacer eso utilizando el mío con la misma facilidad que otros lo hacían. Cuando salió Windows 3.1, no había lectores de pantalla. Actualmente, con Windows 10, se habilitó de inmediato uno con esa versión.

Las principales compañías, como Microsoft, Apple y Google, trabajan hoy en día en la accesibilidad. Ahora, todos tienen conocimientos sobre esto y tienen equipos de trabajo que se ocupan de incorporar esto en sus productos. Hace diez años, no habríamos podido utilizar nuevos productos tan rápidamente. Hoy en día esto es posible gracias a que estas empresas de tecnología creen en la accesibilidad y aunque por ley deben ser accesibles, creo que la mayoría de ellas han adoptado este fenómeno como cultura organizacional.

Existen algunas nuevas tecnologías realmente fascinantes que surgen en el mercado actualmente. Incluso, hace dos años, una persona ciega no podía explorar una fórmula matemática de manera correcta en la web. Hoy en día, existen herramientas que le permiten a alguien saber en realidad cómo se despliega esa fórmula y poder calcular una respuesta de una manera electrónica y accesible. Es decir, recuerdo las matemáticas de la escuela primaria, donde utilizaba un equipo de escritura en braille y eran necesarias cuatro hojas de papel para hacer un polinomio. Hoy, eso se puede realizar en la web, además, con accesibilidad. Es asombroso como esto ofrece oportunidades a personas invidentes y con deficiencias visuales que nunca tuvieron la forma de hacerlo antes. Creo que el futuro es algo realmente brillante.

Dentro de unos meses, tendremos una pantalla táctil en braille de una página completa. Vi el prototipo, me parece increíble poder mirar un gráfico y sentirlo con mis manos, sin tener que pagar miles de dólares, que era lo que costaba en el pasado (esto suponiendo que cueste menos de mil dólares). Creo que soy afortunada de ser invidente en esta época. Y pienso que cuando las instituciones empiecen a brindar educación sobre la accesibilidad —dado que, en última instancia, tendrán que hacerlo— tendremos herramientas cada vez mejores y estaremos cada vez más incluidos en la sociedad, en todo lo que hagamos”.

¿Le gustaría contribuir a E-Learn sobre este tema? Envíe su propuesta ahora.

 

* Lucy Greco, Web Accessibility Evangelist at UC Berkeley.

Fotografía:

* AFP Jana Asenbrennerova.

Fin de los comentarios