Educar inversionistas: el reto de la Bolsa de Valores de Colombia

Natalia Perdigón
Natalia Perdigón
07/12/17
Ajuste el
tamaño del texto+

Según cifras del Banco Mundial, 64 % de los colombianos planifica para menos de un mes o no tiene planes financieros, 58 % tiene dificultades para cubrir sus gastos y tan solo 41 % de los menores de 60 años ha tomado medidas para afrontar los gastos de su vejez. ¿Qué están haciendo las instituciones financieras para enfrentar esta problemática?

La educación financiera busca que las personas mejoren su comprensión sobre los conceptos económicos, conozcan cuáles son los riesgos de los productos y los servicios financieros, y estén en la capacidad de desarrollar las habilidades y la confianza para tomar buenas decisiones. O al menos así la define la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que promueve políticas –precisamente– para mejorar el bienestar económico y social de los 35 países que la componen y a la que Colombia está presta a entrar.

Así que como parte de las acciones de inclusión financiera y como una iniciativa para enseñarle a la gente cómo funciona el universo financiero, los mercados de capital y el entorno bursátil, la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) creó, en 2008, un área de educación dedicada de forma exclusiva a informar y a enseñarle a cualquier persona qué significa la bolsa, qué pueden hacer en ella y cómo pueden invertir su capital.

“Aquí no recibimos dinero: esa es una de las primeras cosas que enseñamos”, señala Adriana Cárdenas, directora de esta área que nació como una iniciativa para promover la inversión en bolsa. “Según la ley, todas las instituciones que estén vinculadas con consumidores financieros deben emprender programas de educación financiera. Y aunque a la BVC no le recae específicamente esta obligación porque no tiene contacto con clientes finales, a nuestras sociedades comisionistas de bolsa sí las compromete. La Bolsa es tal vez la principal interesada en generar una mejor educación financiera porque entiende que si el cliente final no comprende cuáles son los productos y cómo se usan, va a ser difícil generar mayores inversiones”, explica.

Según Adriana, la idea surgió como una estrategia de la entidad en busca de generar crecimiento de inversionistas. “Lo que nos interesa es tener inversionistas que sepan lo que hacen, poder crecer en los mercados y desarrollar el mercado de capitales en el país”, señala.

Photo Adriana Cárdenas, Education Area Director, Colombian Stock Exchange.
Adriana Cárdenas, directora del área de Educación de la Bolsa de Valores de Colombia.

La educación financiera tiene tres componentes: ahorro, crédito e inversión, pero el programa de educación de la BVC se centra en este último. “Partimos de la educación propedéutica (por niveles). Quiere decir que entendemos que hay gente que no sabe nada, ni siquiera de matemática financiera, así que la acompañamos en ese camino de aprender desde cero hasta niveles mucho más altos” afirma Cárdenas, quien dicta clases de mercado de capitales, renta fija y renta variable, entre otros.

La ventaja del tipo de enseñanza propedéutica es que también es práctica. “nos interesa que los estudiantes, una vez terminen, lo pongan en práctica. Que no sientan que es teoría, sino que puedan unirla con la vida real y puedan aplicarla en su cotidianidad. Nuestro lenguaje es sencillo y cercano”, agrega.

La otra base del programa de aprendizaje es que los profesores son gente del mercado, los mismos comisionistas que tienen claro cómo funciona todo en el día a día. “Ese es el fundamento filosófico de cómo generamos un programa: no importa si es nivel pequeño, avanzado o profesional”, advierte.

Cuando el programa nació era fundamentalmente presencial. Para implementarlo, la Bolsa creó unos espacios llamados Puntos BVC, que son sitios dentro de universidades o cámaras de comercio en todo el país. “Hoy en día estamos en 18 ciudades con 35 puntos BVC, en donde la gente puede acercarse, informarse y estudiar”, dice Cárdenas.

Historia de cliente

Axial Training: cómo pasar de una capacitación tradicional del pasado a la educación digital del futuro

“Pero a medida que el tiempo iba pasando, fue claro que debíamos tener presencia virtual No solamente las tendencias en educación nos advertían que la gente ahora prefiere las plataformas online y que eso era lo que iba a crecer en el mundo, sino que si yo tengo una persona que está en zonas alejadas de Colombia como Vichada o Chocó y quiere aprender de la Bolsa, y no podía hacerlo porque no tiene un punto BVC cerca”, explica.

Así que hace unos dos años la BVC comenzó a dictar clases virtuales a través de una plataforma. “Hicimos algo muy sencillo y empezamos a entrenar sobre todo a inversionistas o accionistas de empresas emisoras. Pero el año pasado creamos una visión estratégica de lo que la Bolsa quiere hacer en virtualidad y decidimos escoger a los partners que nos iban a ayudar a dar ese salto”, continúa.

En el desarrollo de esa visión apareció Blackboard “Realmente queríamos tener una herramienta con la que pudiéramos crecer en el futuro y nos permitiera un alcance importante –afirma Cárdenas–. Y este año nos dedicamos a aterrizar la visión como tal. De ahí nace nuestra alianza con Blackboard”.

Una vez que la Bolsa implementó Moodlerooms, realizó un piloto de entrenamiento de mercado por el que han pasado cerca de dos mil personas entre personal de bancos, fiduciarias y sociedades comisionistas.

Pero, ¿por qué la BVC está interesada en democratizar ese conocimiento financiero? La directora del área de Educación responde:

“Porque creemos que mientras más personas sepan, más van a aprovechar las oportunidades que hay en el mercado de capitales. Es decir estamos creando oportunidades de crecimiento e inclusión para la sociedad”.

Niveles para aprender a ser inversionista

La Bolsa tiene segmentados los programas de formación a partir de la necesidad de los estudiantes.

  •  El primer programa está pensado en gente que quiere trabajar en este sector. En general son estudiantes que se están graduando de Economía, Finanzas o Contabilidad y que le interesa sumergirse en este mercado. Cada programa tiene una línea base, una de profundización y una especialista.
  • La segunda necesidad es aprender a invertir. “En este programa los interesados pueden ser empresas o personas naturales que ‘quieran aprender a hacer plata’ y se enseña desde matemática financiera hasta circulación de divisas”, explica.
  • Otro programa está dirigido a personas que ya trabajan en el sector y quieren mejorar su nivel. “Los cursos son mucho más avanzados y específicos. Por ejemplo, te pueden enseñar arbitraje de TES con futuro (un tema súper específico), que es una materia diseñada para gente que está en el mercado de renta fija”, afirma.
  • La Bolsa ofrece también un curso de finanzas personales, llamado ‘Planea tu futuro con la bolsa’. Allí se enseña a elaborar un presupuesto, generar ahorro práctico y dirigido y a conocer temas de matemática financiera. “Es el conocimiento básico, si tú quieres llevar las cuentas de manera ordenada”, advierte Cárdenas. “Ya después tratamos temas específicos de cómo invertir, cuáles son las entidades, cuánto me cobran, qué es lo que realmente necesito saber, cuál es mi perfil de inversión y, dependiendo de ello, qué tengo que saber y qué no”, agrega.

Premios por aprender

Dentro de su programa de educación financiera, la Bolsa ha incluido además una serie de concursos cuyo objetivo es mostrarles a las personas que comprender y aprender a moverse en este mundo no es difícil. Estos son los concursos que buscan cumplir esa meta:

· Bolsa Millonaria

“Es la iniciativa bandera –explica Cárdenas–, porque a través de un concurso me permite ofrecer premios a quienes tomen decisiones en un simulador de inversión. Aunque la finalidad del concursante es llevarse un premio, la de la Bolsa es educar”.

Este concurso solo se hacía en universidades y ahora se ha extendido a colegios y al público en general. El año pasado, 13 mil personas participaron en él. Este año, la meta es llegar a los 16 mil.

· Simulador

Es la plataforma de training, solo que por fuera del concurso. Quien quiera puede entrar a este simulador para entrenar.

· e – BVC

Es el sistema de información de la Bolsa, en donde se publica todo lo que está sucediendo en su interior. Es distinto al simulador o la Bolsa Millonaria porque acá el estudiante no enfrenta la capacidad de comprar y vender. “En e-BVC solamente puedes ver los precios y tener la información de la bolsa en cualquier momento –explica Cárdenas–: es una herramienta de información y ayuda”.

El programa de educación financiera de la Bolsa de Valores de Colombia cuenta con alianzas con otras entidades internacionales como la Universidad de Illinois, London School of Business y la Escuela Mexicana de Valores. Desde la dirección de Educación reconocen que una mejor educación financiera permite un mejor desarrollo económico, y que a su vez esto genera un sentimiento de mayor bienestar en las personas.

Para el próximo año los planes están enfocados en poder implementar el software de Blackboard Collaborate y explotar a profundidad las herramientas que Moodlerooms ofrece.

 

Fuente: 

Adriana Cárdenas, directora del área de Educación de la Bolsa de Valores de Colombia.

Fotos:

Carlos F. Vargas 

Fin de los comentarios