Construyendo el camino hacia el éxito del estudiante: una entrevista con Katie Blot

E-Learn Team y Katie Blot
18/07/17
Ajuste el
tamaño del texto+

¿Por qué es importante? El éxito de los estudiantes tiene múltiples factores, tales como la personalización del profesor con el estudiante, la tecnología y el diseño del currículo. Esto deriva en que los objetivos del estudiante y las instituciones, estén más alineadas.

Washington D.C, United States

Katie Blot

Katie Blot es Chief Strategy Officer en Blackboard Inc., y responsable de alinear el quehacer de Blackboard con las necesidades del sector, de la industria y de los clientes. Este trabajo implica para Katie la supervisión de factores clave como la estrategia comercial y de desarrollo, el liderazgo en el área de negocio, la gestión de productos y relaciones con socios, y el mercadeo. Asimismo, tiene como objetivo garantizar que Blackboard cree y entregue productos y servicios que realmente agreguen valor a los clientes.

Como madre de tres niños, Katie siente un compromiso profesional y personal con los avances de la educación. Ella permanece involucrada activamente en investigaciones y tendencias sobre los resultados en el aprendizaje de los estudiantes, en educación basada en aprendizaje y en los lazos existentes entre la educación y el empleo. Además, participa en discusiones de innovación educativa y hace parte de la Junta Ejecutiva de un proveedor local de formación para niños en preescolar, de la Junta Directiva de la NEA Foundation y de la Junta Directiva de la UPCEA -Asociación de Educación Profesional Universitaria y de Formación Permanente-. Gracias a su experiencia, E-Learn tuvo la oportunidad de entrevistarla.

Céntrese en el estudiante y permítale construir un camino al éxito.

E-Learn Magazine: ¿Cuál es su definición de éxito del estudiante?

Katie Blot, Chief Strategy Officer en Blackboard Inc.

Katie Blot: En términos generales, veo el éxito del estudiante desde dos focos: el primero, el de la institución; el segundo, el del estudiante. En este sector siempre nos hemos concentrado en el primero, al definir los resultados de una institución en específico, tanto desde el punto de vista académico como holístico, a partir de sus graduados. Sin embargo, ahora está surgiendo una tendencia que me parece muy emocionante: el creciente énfasis que se le está dando al éxito definido desde el punto de vista del estudiante. Después de todo, nuestros sistemas educativos están para servir a los estudiantes y las sociedades de las que hacen parte. Por esto creo que nuestra definición de éxito tiene que ver con si ayudamos o no al alumno a alcanzar sus objetivos, los cuales pueden variar ampliamente según el caso. Para algunos, eso puede significar el obtener un certificado o diploma que les permita tomar un rumbo claro en una carrera; mientras que para otros, puede significar tomar ciertos cursos específicos que los ayuden a ampliar sus competencias y a avanzar en su trabajo actual.

¿Cuál es la contribución más importante que puede hacer un profesor para el éxito de los estudiantes?

Katie Blot, Chief Strategy Officer en Blackboard Inc.

Cuando existe una buena relación profesor-estudiante hay una gran oportunidad para que los alumnos alcancen sus metas educativas. Por lo general, los profesores son la cara visible del aprendizaje para el estudiante y la conexión personal más importante que éste tiene en su vida académica. Es por esto que un acercamiento oportuno por parte de un profesor puede hacer la diferencia cuando se trata de un estudiante que tiene problemas para comprender el material de un curso.

También es importante recordar que los profesores normalmente están al frente de cientos de estudiantes en sus clases, lo que puede significar un obstáculo para que haya una conexión personal con cada estudiante o hacer seguimiento constante de su desempeño. Este es uno de los motivos por los que me lleno de orgullo al trabajar en Blackboard, pues para nosotros es fundamental brindar tecnologías innovadoras que alerten a los profesores sobre las dificultades que puedan estar enfrentando los estudiantes y lo que pueden hacer para facilitar un acercamiento personalizado con ellos.

¿Cómo ha cambiado la definición de éxito del estudiante en los últimos 20 años?

Katie Blot, Chief Strategy Officer en Blackboard Inc.

Me parece que el cambio más significativo que ha ocurrido en los últimos 20 años es la evolución de cómo pensamos que debe ser medido el éxito. Hemos pasado de medir el éxito en términos de mero ‘acceso’, pasando por la idea más amplia de ‘acceso y culminación’, hasta la visión holística actual de ‘acceso, progreso, culminación y preparación profesional’. Pero, hay un vuelco en la comunidad educativa y ahora existe el consenso de que no basta con ayudar a los estudiantes a ingresar a la universidad, también es necesario construir ambientes de apoyo que los ayuden a tener éxito cuando ya estén inscritos y que aseguren que se gradúen y se preparen para el próximo paso que den.

El éxito del estudiante ahora es más importante de lo que ha sido antes, tanto para los estudiantes como para las instituciones. Para las personas, el incremento del porcentaje de empleos que exige una educación universitaria significa que hay una necesidad mayor de educarse para alcanzar las metas. Además, el aumento del financiamiento con base en el desempeño ha obligado a las instituciones a cambiar su definición de éxito. Esto me parece emocionante, pues las metas del estudiante y las de la institución se están alineando cada vez más.

¿Cuáles son algunos de los factores a los que deben prestar atención las instituciones para incrementar el éxito de los estudiantes?

Katie Blot, Chief Strategy Officer en Blackboard Inc.

Si queremos incrementar el éxito de los estudiantes, diría que nada es más importante que los datos y la información. Es casi imposible mejorar algo que no se puede medir, o ayudar a personas si no sabes que necesitan ayuda. Existe una variedad de formas con las que se pueden usar los datos para contribuir al éxito del estudiante; por ejemplo, pueden usarse para suministrar información al proceso de toma de decisiones institucionales sobre componentes clave de la experiencia del estudiante, para abrir la puerta a experiencias personalizadas que impliquen el compromiso profundo de ellos mismos, y para ayudarlos a tomar decisiones informadas acerca de su camino. Hoy en día, existe un exceso de datos e información, y el reto ya no está en obtenerlos, sino en saber cómo aprovecharlos y recurrir a ellos en el momento más oportuno para hacer la diferencia.

¿Qué significa estar centrado en el estudiante?

Katie Blot, Chief Strategy Officer en Blackboard Inc.

En palabras sencillas, estar centrado en el estudiante significa que pensamos primero en él y en sus necesidades como definición de la experiencia educativa, y esa información da base a lo que hacemos. Eso revalúa aquella visión centrada en la institución que desarrolló la educación en la mayoría de los casos. Una vez logremos esto, ya hemos identificado los resultados que esperamos obtener de los alumnos, determinando la mejor forma de hacerlos llegar a un gran número de estudiantes y, finalmente, creando una experiencia completamente configurada gracias a nuestras capacidades de trabajo.

Considero que la suma de un aumento de expectativas en los estudiantes, con una mayor competencia entre ellos, ha acelerado el movimiento centrado en el estudiante. Ellos ahora quieren dentro de su entorno educativo la personalización, la flexibilidad y las facilidades con las que gozan en todas las demás esferas de su vida. Por eso, exigen herramientas y experiencias que satisfagan sus expectativas y que los lleven por el camino del éxito. Ante este panorama, es inviable que la mayoría de las escuelas sigan atadas a un modelo centrado en la institución.

No obstante, gracias a los avances de la tecnología, ahora es posible convertirse en una escuela centrada en el estudiante, que no era posible en otros tiempos. Por ejemplo, antes de la aparición de la tecnología era impensable brindar una experiencia estudiantil del todo personalizada, aún cuando todos sabíamos que esto era sin duda más efectivo y atractivo para el estudiante.

Ilustración: Centrado en el estudiante.
Ilustración: Centrado en el estudiante.

Por fortuna, cada vez son más las instituciones que adoptan un enfoque centrado en todos los aspectos del estudiante, desde el diseño del currículo hasta los servicios estudiantiles. Ahora las escuelas se preguntan qué quieren los estudiantes o qué facilitaría sus vidas. Se involucran con ellos en casi todas las decisiones que toman y que tienen un impacto en su experiencia; además, reconocen que los estudiantes no son una sola categoría, sino un grupo enorme con muchas esferas en su interior y muchas cohortes diferentes que pueden tener necesidades únicas.

¿Cuál piensa que será el cambio más significativo en la educación en los próximos cinco años y cómo se prepara Blackboard para ese cambio?

Katie Blot, Chief Strategy Officer en Blackboard Inc.

Si bien, parece haber grandes cambios en la educación, tales como la exploración de nuevos modelos de financiamiento y acceso, y el replanteamiento de algunos pilares fundamentales (por ejemplo, cursos y créditos por hora), el verdadero cambio avanza lentamente. Cuando pienso en cómo cambiará el panorama de aquí a unos cinco años, me imagino que estos serán transformadores y tendrán que ver con cómo usamos las tecnologías emergentes para impulsar los resultados de aprendizaje y el éxito de los estudiantes.

Un área cada vez más fascinante es la que aumentará nuestra capacidad de escalar las experiencias personalizadas de aprendizaje a través de una mayor inteligencia y computación cognitiva. En Blackboard trabajamos de la mano con IBM para determinar cómo podríamos aprovechar su tecnología Watson para influir en el rumbo de los estudiantes y su permanencia en la universidad.

¿Con qué iniciativas cuenta Blackboard para lograr una mejor comprensión del mundo del alumno?

Katie Blot, Chief Strategy Officer en Blackboard Inc.

Tenemos muchas formas de conseguir percepciones únicas del mundo del alumno, una de ellas es a través de la interacción y los aportes comunitarios. Blackboard atiende a cerca de 16.000 clientes en 90 países, con un alcance de unos 100 millones de usuarios. Este alcance sin precedentes nos brinda una perspectiva privilegiada desde donde podemos entender qué está pasando en materia de educación.

Todos los días tenemos la oportunidad de intercambiar con líderes educativos del mundo entero sobre los retos que enfrentan y los cambios en las necesidades de los estudiantes. Asimismo, solicitamos de manera regular la opinión de nuestros clientes y para ello hacemos uso de todo, desde presentaciones preliminares de nuestros productos y grupos de investigación de clientes, hasta nuestras Innovative Teaching Series, en las que reunimos a cohortes de maestros para socializar las mejores prácticas. Adicionalmente, a través de Blackboard Community, animamos a nuestros clientes a participar en los foros de discusión y tomamos su retroalimentación como un insumo clave para la toma consciente de decisiones de nuestra compañía.

Otra forma es a través de la investigación. Blackboard también adelanta tipos de investigaciones únicas y complementarias para conseguir nuevas visiones sobre el mundo del alumno. En cuanto a la investigación científica, nos proponemos a descubrir cómo los profesores y los estudiantes usan las tecnologías de aprendizaje y a entender la relación entre esos usos y los logros de los estudiantes. Las investigaciones trabajan con datos anónimos para mejorar nuestros productos, pero también para compartir nuestros hallazgos con la comunidad educativa en general. Gracias al amplio banco de datos que Blackboard ha recopilado para sus análisis, nuestro equipo es capaz de observar el aprendizaje de los estudiantes y sus logros en una forma en que otras compañías no han logrado.

También realizamos investigaciones cualitativas y empáticas para entender qué hace la gente y por qué lo hace. Pasamos muchas horas en las aulas de clases de los profesores y en las residencias de los estudiantes aplicando entrevistas exhaustivas sobre su experiencia en la educación superior, así como con asesores que los apoyan a diario.

Así es como la investigación cuantitativa nos ayuda a entender el “qué”, y la investigación cualitativa, el “por qué”. Cuando los reunimos, obtenemos percepciones importantísimas sobre el mundo de los alumnos.

Gracias a su rol, usted ha tenido la oportunidad de entender la situación actual y los desafíos de la educación mundial. ¿Cuáles son las mayores coincidencias y diferencias que ha observado en todas las regiones?

Katie Blot, Chief Strategy Officer en Blackboard Inc.

Una de las cosas que más me gusta de lo que hago en Blackboard es que tengo la oportunidad de encontrar personas dedicadas a la educación y al avance de los estudiantes en todo el mundo. Siempre me sorprenden las coincidencias entre las diferentes regiones, y honestamente las aprecio aún más por los diferentes retos que enfrentan.

Ilustración sobre las coincidencias y diferencias observadas en todas las regiones.
Ilustración sobre las coincidencias y diferencias observadas en todas las regiones.

Las cosas que tienen en común la mayoría de las regiones son:

1. una misión de brindar acceso equitativo a educación de calidad,
2. una conciencia creciente en los estudiantes sobre la importancia de la educación (una combinación entre si es asequible y si ‘vale la pena la inversión’), y
3. un mayor énfasis en la preparación profesional como primer resultado esperado del aprendizaje.

Algunas cosas que he visto y que son únicas para algunos mercados son:
(a) una necesidad de incrementar rápidamente la calidad de la educación, esto generalmente en países que cuentan con una clase media en rápido ascenso; y,
(b), una mayor competencia que impone presión a la matrícula, generalmente en sistemas educativos maduros.

Cuando se piensa en tecnología para la educación, generalmente vienen a la mente los LMS o Sistemas de Gestión de Aprendizaje. ¿Qué se pierden las instituciones cuando se limitan únicamente a pensar en los LMS?

Katie Blot, Chief Strategy Officer en Blackboard Inc.

Conseguir los resultados educativos no se limita solamente a lo que ocurre en el aula de clases. Lo que ocurre fuera del aula de clases tiene la misma importancia, y a veces hasta más. Por ejemplo, en la educación primaria y secundaria es fundamental la participación de los padres y los miembros de la comunidad para conseguir el éxito de los estudiantes. Es por esto que son absolutamente necesarias las herramientas de comunicación digital que permiten a los profesores conectarse directamente con los padres y ayudar a los distritos escolares a compartir novedades importantes con la comunidad.

En la educación superior, los estudiantes no tradicionales que lidian con diversas responsabilidades personales y profesionales pueden beneficiarse muchísimo de las herramientas de colaboración en línea, que les permiten conectarse con profesores o compañeros fuera del horario de clases.

Por todo lo anterior, las instituciones deben pensar de forma integral de cómo la tecnología (que va más allá de un LMS) puede mejorar todos los aspectos de la experiencia escolar y la vida de los estudiantes.

Katie Blot es Chief Strategy Officer en Blackboard Inc. Foto: Christie’s Photographic Solutions.
Ilustración: TRiiBU

Fin de los comentarios