Cómo utilizar tecnologías de telepresencia para aumentar el interés de los estudiantes

Enrique Santos
09/08/17
Ajuste el
tamaño del texto+

Zacatecas, México.

Con el proyecto ‘Profesor Avatar’, el Tecnológico de Monterrey busca renovar el sistema de teleconferencias al usar proyecciones en tiempo real. De esta forma, humaniza la educación a distancia y crea un formato de clase aun más enriquecedor.

La clase comienza a la hora señalada y, en medio del salón, el profesor irrumpe como un rayo. Los estudiantes observan su conocida figura y oyen sus palabras. Le devuelven el saludo aunque saben que le están hablando al aire: en realidad él no está allí, es una proyección, nítida y a todo color –desde luego– pero transmitida como por arte de magia.

Telepresencia

Este maestro virtual, pero que parece de ‘carne y hueso’, es la innovación más revolucionaria que el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) ha implementado para sustituir las clases que se hacen vía teleconferencia. La idea, convertida en el proyecto denominado ‘Profesor Avatar’, empezó con la intención de remediar las enormes diferencias que existen entre recibir una clase impartida por un profesor cara a cara, y las que ocurren en conferencias a larga distancia.

Esta innovación fue fruto de una colaboración entre tres profesores de esa institución: Luis Eduardo Luévano Belmonte, Eduardo López de Lara Díaz, y Eduardo González, quienes analizaron los problemas de comunicación entre maestros y alumnos y encontraron en la tecnología de la telepresencia una solución.

Por otra parte, una de las metas que querían alcanzar era aumentar el interés de los estudiantes y por lo tanto disminuir una situación que a veces se presenta: al estar solo interactuando con una pantalla fija, puede haber espacio para la distracción.

Por otra parte, una de las metas que querían alcanzar era aumentar el interés de los estudiantes y por lo tanto disminuir una situación que a veces se presenta: al estar solo interactuando con una pantalla fija, puede haber espacio para la distracción.

Es por esto, que junto a las tecnologías de telepresencia, decidieron utilizar un robot el cual es el protagonista central de lo que el profesor llama ‘kit de telepresencia’. Se trata de un sistema que, cuando funciona simultáneamente, ha demostrado tener un increíble efecto en la conectividad y en la empatía entre los alumnos y el profesor.

Pero, exactamente, ¿qué son estas tecnologías y cómo funcionan?

El robot de telepresencia es un instrumento que permite al maestro tener una presencia física y autónoma dentro del aula de clases, mientras lo controla de manera remota. Adicionalmente, este autómata goza de varias características que refuerzan su potencial de interacción. Por ejemplo, dispone de dos cámaras que transmiten audio y video en varias direcciones, las cuales le dan la capacidad de brindar atención personalizada a los alumnos. “Es un robot que mejora las prácticas de teleconferencia, pero además su efecto se amplifica cuando trabaja en conjunto con una proyección”, explica el docente. “Esta tecnología nos permite materializar una imagen realista del profesor, que es mucho más accesible y expresiva que la de un computador o televisor” afirma Luévano.

Luis Eduardo Luévano, Tecnológico de Monterrey en Zacatecas, Mexico. Photo: AFP Ernesto Moreno Valtierra.
Luis Eduardo Luévano, Tecnológico de Monterrey, Zacatecas, Mexico. Photo: AFP Ernesto Moreno Valtierra.

La proyección complementa al robot, ya que mientras este da la ilusión de que el profesor de verdad se encuentra en el aula, el robot es capaz de darle al maestro las facultades que necesita para tener una verdadera presencia. “Cuando tomamos estas tecnologías y las usamos en conjunto, tenemos un paquete que potencialmente podría llevar la educación a distancia a un nuevo nivel de conectividad”, señala.

En un esfuerzo por demostrar el poder transformador de su iniciativa, el equipo del Profesor Avatar lanzó el Reto i. Este desafío constituye una red de colaboración que fue extendida a tres universidades más en América Latina (Universidad Rafael Landívar, de Guatemala; TecSup, de Perú; y la Pontificia Universidad Católica, de Chile), con el fin de demostrar las capacidades colaborativas de las tecnologías de telepresencia, a través de una clase piloto cuyo objetivo fue construir un generador de energía eléctrica, usando solo materiales reciclados.

Gracias a este kit, estudiantes de universidades en México, Perú, Guatemala y Chile pudieron trabajar juntos para completar este reto.

“Pensamos que el protagonista iba a ser la tecnología, pero no fue así”, recuerda el profesor Luévano. Después de superar la fascinación inicial que viene al implementar soluciones semifuturistas e innovadoras, los líderes del proyecto se sorprendieron al ver que la tecnología fue rápidamente adoptada por los estudiantes.

La calidad de la sinergia demostrada al compartir esta iniciativa fue una gran señal. Al finalizar la actividad, llevada a cabo el año pasado, más del 80 por ciento de los estudiantes se sintió cómodo con el sistema de telepresencia, y más del 90 por ciento señaló que volvería a participar en una actividad como esta.

'Profesor Avatar'. Project at Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.
‘Profesor Avatar’. Project at Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Pero el éxito del Reto i no ha sido el único logro alcanzado por el equipo del Profesor Avatar. Recientemente recibieron el Silver Award (Premio de Plata) en la categoría de Mejor uso de herramientas de información, comunicación, y tecnología, en los Reimagine Education Awards de 2016.

En este momento, los desafíos más grandes que enfrenta el Profesor Avatar para volverse una iniciativa con alto impacto dentro del mundo de la educación son a nivel tecnológico. Los requerimientos necesarios para poder usar el kit de telepresencia de manera efectiva, no se pueden encontrar en muchos lugares. Sin embargo, a la medida que estas tecnologías se vuelvan menos costosas y más accesibles, los proyectos que las usan crecerán de manera exponencial.

Entre tanto, las posibilidades de lo que puede realizar el Profesor Avatar se vuelven realidad poco a poco en las universidades e instituciones en donde ha sido adoptado. En el Tecnológico de Monterrey, donde nació, los estudiantes están recibiendo clases dictadas por educadores de clase mundial que de otra manera nunca tendrían la posibilidad de hacerlo.

Instituciones en Alemania, grandes partes del continente africano y hasta el Gobierno de Colombia han demostrado su interés en incrementar el alcance de esta iniciativa.

Para los fundadores del Profesor Avatar, su objetivo nunca ha sido reemplazar el rol del docente. Al contrario, lo que quieren es llevar a los educadores adonde no pueden llegar. “El elemento humano siempre ha sido el protagonista –señala Luévano–. Con la ayuda del Profesor Avatar podemos darle un elemento humano a la educación a distancia y, posiblemente, innovar en el E-learning”.

Luis Eduardo Luévano, Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) at Zacatecas, Mexico. Photo: AFP Ernesto Moreno Valtierra.

Fin de los comentarios