Cómo romper los paradigmas del Blended Learning

Sebastián Pulido
13/09/17
Ajuste el
tamaño del texto+

Ciudad de México, México

Blended Learning

La firma mexicana Enova busca superar preconceptos acerca de la tecnología y las prácticas de las nuevas formas de aprendizaje. Con la ayuda de Moodle y otras herramientas, busca que sus más de 1.4 millones de usuarios participen de la sociedad de la información sin importar su edad o capacidad económica.

Diseñar y aplicar prácticas y tecnología en telecomunicaciones para mejorar la experiencia de aprendizaje: ese es el objetivo y la visión que impulsa hoy a Enova, una empresa mexicana que diseña, gestiona y opera soluciones tecnológicas educativas de capacitación y contenidos digitales.

Luis Antonio Galindo y Raúl Maldonado compartieron con E-Learn esta innovadora visión y cómo se pone en práctica con la ayuda de Moodle y Mako®, su plataforma tecnológica educativa propia. Raúl es el CEO de la firma, por lo que conoce al detalle sus operaciones, mientras que Luis Antonio, Director de Tecnología, lidera el soporte y gestión tecnológica de los distintos centros de inclusión digital que la empresa administra para distintos clientes, incluída la Red de Innovación y Aprendizaje, RIA, un caso de éxito al brindar educación básica en competencias de Tecnologías de la Información y otros campos complementarios a una enorme población de Ciudad de México y otras regiones de ese país.

Raúl Maldonado, CEO & Product Strategist de Enova y Luis Antonio Galindo, Director de Tecnología Educativa de Enova. Foto: AFP Bernardo Montoya.
Raúl Maldonado, CEO & Product Strategist de Enova y Luis Antonio Galindo, Director de Tecnología Educativa de Enova. Foto: AFP Bernardo Montoya.

La Red de Innovación y Aprendizaje

Se trata de un proyecto de la Fundación Proacceso con una participación trisectorial (Gobierno e instituciones públicas y privadas), al que Enova presta servicios de gestión académica, contenidos y soporte tecnológico, tal como lo hace con otros proyectos y clientes.

El proyecto de la RIA, por ejemplo, consta de una red de 70 centros en 34 municipios del Estado de México. En cada centro hay cerca de 80 computadores y desde allí se ofrecen planes de formación para diversos grupos entre niños, jóvenes y adultos. Inicialmente, la mayoría de los estudiantes toman un curso de cómputo básico para luego pasar a clases más avanzadas de programación o robótica. También se pueden desplazar a otras áreas como emprendimiento, finanzas personales o inglés. La duración de los módulos varía según lo que Enova llama una ‘ruta de aprendizaje’, que se traza según los intereses y necesidades de los usuarios.

Estos centros están ubicados en las zonas menos privilegiadas y su objetivo es llevar el acceso a internet a más personas. Cualquiera que lo desee puede acercarse a estos centros para inscribirse y acceder a este tipo de recursos tecnológicos y pedagógicos.

La gran mayoría de estudiantes solo están en capacidad de cubrir, como máximo, el 20% del costo operativo de los cursos. La colaboración trisectorial permite llevar a cabo las actividades con subsidios de instituciones públicas y donaciones por parte de entidades privadas, que incluyen becas que cubren del 80 al 95% del costo total.

Las cifras revelan que, de las personas que no saben usar una computadora, el 40% no se imagina usando una en su vida.

Para hacerse una idea del impacto de este proyecto, Raúl cita un estudio sobre disposición y adopción de nuevas tecnologías realizado por Enova. Las cifras revelan que, de las personas que no saben usar una computadora, el 40% no se imagina usando una en su vida. Es necesario, entonces, romper paradigmas para acercar la tecnología a estas personas, y aumentar el autoestudio y las prácticas pedagógicas de contenido mixto.

Cuando esto se mira en el contexto de los más de 1.4 millones de usuarios registrados en los centros operados por Enova, de los que el 40% son menores de 25 años, el 20% está entre los 25 y los 30 años, y el 40% restante son amas de casa o adultos mayores, es más fácil comprender que iniciativas de este tipo tienen el potencial de influir positivamente en términos de educación y movilidad social sobre las poblaciones que más lo necesitan.

El papel de Moodle

La plataforma de código abierto ha sido una gran aliada en este proyecto, pues ofrece mucha flexibilidad para modificar las interfaces y manejar las bases de datos con las que trabaja Enova. La viabilidad financiera es, sin duda, una posibilidad que Moodle ofrece, especialmente para proyectos a gran escala.

Asimismo, con el software de código abierto aumenta la capacidad de producción de contenidos. Para la Fábrica de Contenidos –el departamento de Enova encargado de la producción de insumos pedagógicos–, Moodle es la alternativa más fácil y rápida de lograr un gran despliegue.

Mako®

Los cursos básicos están incrustados en Moodle usando una interfaz para administrar los contenidos interactivos, así como para analizar los patrones de aprendizaje. Esta interfaz es la plataforma tecnológica educativa desarrollada internamente por Enova, llamada Mako. Sencillamente actúa como un módulo de planeación y control escolar con un sistema de estadísticas que ayuda a monitorear patrones de aprendizaje.

• • •

En cuanto a los aprendizajes que esta experiencia les ha dejado, Raúl y Luis Antonio los sintetizan en estos tres consejos:

1. Identificar las necesidades y las oportunidades de mejora

Entender la importancia del análisis de datos es fundamental, pues brinda una visión panorámica de las operaciones y puede señalar lugares problemáticos o brindar información importante acerca de los facilitadores, estudiantes y contenidos.

2. Desarrollar un pensamiento sistémico y aprovechar la flexibilidad del sistema

Esto ayuda a comprender las funciones de los usuarios y las conexiones entre ellos y los contenidos. Esto quiere decir que el proceso de aprendizaje puede ser ‘mapeado’ sin saltarse un paso importante y que cada cosa tiene una función específica. Por ejemplo, los facilitadores siempre tendrán los recursos necesarios a la mano y sabrán cuándo y cómo usarlos en el proceso pedagógico de los estudiantes.

3. Acercarse a la comunidad

En cualquier momento es posible ingresar a www.moodle.org para resolver dudas, tanto propias como de la comunidad. Por ejemplo, para Moodle 1.9, en Enova documentaron la integración con su LDAP (Lightweight Directory Access Protocol) con ayuda de Iñaki Arenaza, un importante miembro de la comunidad de Moodle.

Él también les ayudó a documentar el consumo de datos para generar una primera versión de gráficos de avance para el alumno. Por fortuna –cuentan Luis Antonio y Raúl–, las nuevas versiones de Moodle han sido más amigables y estables, por lo que casi todos los inconvenientes que han tenido se han logrado resolver de manera interna.

Raúl Maldonado, CEO & Product Strategist de Enova y Luis Antonio Galindo, Director de Tecnología Educativa de Enova. Foto: AFP Bernardo Montoya.

Fin de los comentarios