Cómo crear una mejor experiencia educativa acorde a las expectativas de los estudiantes

Priscila Zigunovas
14/11/17
Ajuste el
tamaño del texto+

¿Por qué es importante? ¿Qué buscan los estudiantes? Los estudiantes de diferentes generaciones parecen tener mucho en común cuando se trata de sus expectativas con respecto a la experiencia educativa. Comparten inquietudes y expectativas, y las instituciones deben escuchar.

Blackboard y la University Professional and Continuing Education Association (UPCEA) adelantaron un nuevo estudio en el que exploraron la experiencia educativa de varias generaciones. Son más de mil personas interrogadas en Estados Unidos, los resultados son sorprendentes.

¿Las instituciones educativas comunican usando las herramientas y los mensajes adecuados? ¿han implementado los mejores servicios para beneficiar a los estudiantes? ¿su enfoque y sus procesos necesitan una transformación completa o más bien una actualización simple?

El estudio titulado “Navigating Generational Shifts: Understanding Today’s Student Demographics, Preferences and Expectations” (Navegar en los cambios generacionales: entender la demografía, preferencias y expectativas del estudiante actual), patrocinado por Blackboard y desarrollado en colaboración con la UPCEA1 tenía como meta obtener respuestas a este tipo de preguntas para entender las necesidades y preferencias de los nuevos estudiantes adultos.

1.080 personas entre 18 y 35 años fueron interrogadas para el estudio realizado en enero de 2007. La muestra fue provista por ReasearchNow, una compañía líder de investigación en internet.

“Estados Unidos es muy dependiente del título de licenciatura de cuatro años o del título de diplomado de dos años”, afirma Jim Fong, director del Center for Research and Strategy en UPCEA. “Nuestra hipótesis es que las siguientes generaciones tendrán necesidades y expectativas educativas diferentes, las que también son diferentes en términos de mercadeo y en preferencias comunicacionales”.

Jim Fong, director de Center for Research and Strategy en UPCEA. Photo: AFP Abby Drey.
Jim Fong, Director de Center for Research and Strategy en UPCEA. 

Pero, cuando recibimos los resultados, notamos que en efecto las diferencias entre generaciones existen, pero no son tan radicales. Por el contrario, los resultados muestran que hay algunos aspectos comunes entre todos los grupos de edad. “Aprendimos que hay oportunidades y preocupaciones mucho más similares de lo que imaginábamos”, afirma Christina Fleming, Vice president de Marketing and Enrollment Solutions en Blackboard.

Christina Fleming, Vice President de Marketing and Enrollment Solutions, Blackboard. Photo: AFP Tasos Katopodis.
Christina Fleming, Vice President de Marketing and Enrollment Solutions, Blackboard. 

Lo principal: la asequibilidad

Según el estudio, la mayor causa de preocupación y frustración en todas las generaciones es la asequibilidad. Cuando se les preguntó a los encuestados cuáles eran los factores o aspectos más importantes que consideraban a la hora de elegir una institución de educación superior o universidad, respondieron la asequibilidad en primer lugar (66%), seguida de las ofertas de programas (47%), ubicación (41%) y reputación (31%). Mencionaron también que la ayuda financiera y las becas son factores decisivos de su éxito educativo (59%), seguido de la asesoría académica y el apoyo (53%). (Figura 1)

A pesar de que estos resultados eran de esperarse, no contaban con que la ayuda financiera y las becas fueran factores tan decisivos, lo que genera preocupación, asegura Fleming. “Sabíamos que la asequibilidad era importante, pero no esperábamos ver un nivel tan alto de preocupación por los servicios de ayuda financiera y las becas, independientemente de la edad del entrevistado”.

La preocupación que existe en relación con la asequibilidad refleja el costo en aumento de la educación en los Estados Unidos y la creciente cantidad de deudas por préstamos estudiantiles. De acuerdo con los datos recogidos por la organización College Board, entre los periodos de 1997-98 y 2017-18, los precios de la educación de pregrado y las tarifas en instituciones privadas sin ánimo de lucro aumentaron un 65,2%, mientras que los precios en instituciones públicas aumentaron un 110,3%, tras el ajuste de inflación2. (Figura 2-3)

Deuda estudiantil USD 1,3 billones USD 1,283 billones Figura 1: Los factores más importantes a considerar a la hora de elegir una institución de educación superior o universidad Asequibilidad Ofertasde programas Ubicación Reputación 66% 47% 41% 31% Factores decisivosdel éxito educativo Ayudafinancieray las becas Asesoríaacadémicay el apoyo 59% 53% Figura 2: 65,2% 110,3% Instituciones privadassin ánimo de lucro Institucionespúblicas Aumento en precios y tarifasde la educación de pregrado (1998-2018) Figura 3: Los estadounidensesdeben en préstamosestudiantiles Producto interno bruto de Rusiaen 2016

“Tal vez hace diez o 15 años, los estudios arrojarían que los estudiantes preferirían el valor o la calidad en primer lugar, y luego el precio. No obstante, las instituciones de educación superior de los Estados Unidos han incrementado sus costos a tan altos niveles que esto se ha convertido en el criterio más importante en la actualidad. Ahora lo primero que hace un estudiante a la hora de elegir una institución es evaluar si puede costearla o no, ya luego se preocupa por considerar la calidad y el tipo de carrera que desea”, dice Fong.

Según una investigación reciente realizada por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, las deudas estudiantiles se duplicaron casi durante la década pasada. Los estadounidenses deben cerca de USD 1,3 billones en préstamos estudiantiles3, lo cual es más que el producto interno bruto de Rusia (USD 1,283 billones) en 20164. Los beneficiarios de préstamos terminan sus carreras con una deuda promedio de aproximadamente USD 34.000, un incremento de 70% en comparación con una década atrás3.

Y por si fuera poco, un estudio de la Reserva Federal revela que la morosidad se incrementó a 11,2% en el último trimestre de 2016, siendo la tasa más alta para todos los tipos de deuda interna3. Esto quiere decir que el pago de préstamos estudiantiles queda relegado ante otras demandas financieras más apremiantes como pagos de hipoteca, renta y cuentas telefónicas. Frente a ese escenario, y con el fin de convencer a los estudiantes adultos de dar prioridad a la educación, las instituciones deben demostrar el retorno de inversión, es decir, deben ser muy claras en cómo ese título o credencial beneficiará la carrera de los estudiantes en un futuro inmediato.

Teniendo en cuenta esto, Fleming considera que el mejor camino que pueden tomar las instituciones en lo que respecta a la asequibilidad es enfocar sus esfuerzos en los servicios de apoyo al estudiante y en su habilidad de ayudarlo a obtener asistencia oportuna para elegir entre las diversas opciones financieras. El problema es que esos servicios, que son cruciales para los estudiantes – ayuda financiera y servicios de becas – han obtenido los puntajes más bajos en términos de satisfacción según el estudio realizado por Blackboard/UPCEA.

“Hoy en día hay muchas opciones de ayuda financiera y becas, y resulta confuso para los estudiantes. Una forma en que las instituciones deben atender la asequibilidad es ofreciendo los servicios adecuados para ayudar a los alumnos a entender estas opciones”, sugiere Fleming. “La clave también está en que una universidad comunique adecuadamente el retorno de inversión que el estudiante alcanzará a través de su puesto de trabajo y su crecimiento profesional”.

Opciones de aprendizaje flexible

La investigación también revela que la oferta de opciones de aprendizaje de corto plazo como credenciales, microcredenciales, reconocimientos y certificados es una tendencia que no puede ignorarse. Esto puede deberse a nuestra necesidad hoy en día de darnos prisa, pero el hecho es que los estudiantes se interesan en opciones educativas diferentes de los títulos tradicionales.

“Especialmente la generación más joven quiere recompensas más frecuentes por módulos de aprendizaje más cortos. Están muy abiertos a reconocimientos y certificados y, de hecho, en muchos casos, prefieren obtener certificaciones menores durante el camino mientras alcanzan el título mayor”, dice Fong.

Fleming asegura que “las microcredenciales o credenciales alternativas son una oportunidad increíble para que las instituciones traten de ofrecer programas más cortos en tiempo y menos costosos”. “Esas credenciales involucran a la institución con ese tipo de estudiante, le permite desarrollar la relación y así se logra que el estudiante se comprometa de forma sostenida con la institución durante un largo periodo”.

Mejor comunicación

Para los estudiantes es mucho más fácil cuando encuentran toda la información importante con solo ingresar a la página de la universidad, incluso todos los datos que se refieren a costos. Además, ellos esperan recibir respuesta de las instituciones en un periodo de 24 horas. También consideran las redes sociales como un canal de comunicación rápida y efectiva.

No obstante, muchas instituciones aún no están preparadas para satisfacer esas expectativas. “Hay que rescatar que las universidades han mejorado en el seguimiento rápido y detallado, pero, por lo general usan el correo electrónico para atender las solicitudes, y en algunos casos se trata de una respuesta automática”, subraya Fleming. “Mientras haya más interacción y personalización para guiar a los estudiantes, será mayor la oportunidad de formarlos y de mantener una relación estrecha con ellos”.

Christina señala que en algunas ocasiones, las instituciones pierden de vista un aspecto fundamental: tener una página en la red bien diseñada. “La experiencia nos ratifica que lo primero que hace un potencial estudiante es navegar por la página de la universidad para obtener información, y esto incluye costos, programas, clasificaciones y críticas. Con más razones estos aspectos no pueden pasar por alto. Debe existir un sistema en evolución que permita mantener esas herramientas actualizadas”.

Teniendo en cuenta lo anterior, es clave ofrecer fácil acceso a toda la información de las distintas opciones de aprendizaje, retorno de inversión y costos. Sin embargo, Fong afirma que es muy común que las instituciones y las universidades no quieran mostrar sus precios a primera entrada. “He conversado con rectores, vicerrectores y directivos de universidades que dicen ‘dejemos que los estudiantes aprendan sobre nosotros, conozcan nuestro programa y luego les damos los precios’. Pero, lo que las universidades deben entender es que esta generación de estudiantes no tolera este pensamiento. Ellos necesitan saber el precio, y si no lo ven, se frustrarán y abandonarán su búsqueda en internet”, advierte Fong.

Mejores prácticas: aprendamos de Georgetown

La Escuela de Aprendizaje Continuo de la Universidad Georgetown está invirtiendo para transformar verdaderamente su experiencia estudiantil. De hecho, ya han implementado muchas de las mejores prácticas recomendadas en el estudio, con el fin de acercarse de manera efectiva a las diferentes generaciones de estudiantes.

Jason Smith, executive director de Enrollment Management, afirma que uno de los cambios más importantes que se realizaron fue revisar la página institucional. “Nos esforzamos por crear una página en la red basada en resultados que atiende las necesidades de los estudiantes potenciales, especialmente de aquellos interesados en educación profesional y continua. El estudio demostró que todos ellos sienten preocupación por el costo de la educación superior, y con esta página estamos atendiendo estas inquietudes al mostrar hechos sobre cada uno de nuestros programas ofrecidos, y al hacer del aprendizaje una experiencia aplicada y tangible de la cual los estudiantes pueden beneficiarse inmediatamente” afirma Smith. “Esto ayuda a nuestros estudiantes a entender a primera vista su retorno de inversión cuando evalúan las diferentes ofertas”.

Jason Smith, executive director de Enrollment Management, Escuela de Estudios continuos de la Universidad Georgetown. Photo: AFP Yuri Gripas.
Jason Smith, executive director de Enrollment Management, Escuela de Estudios continuos de la Universidad Georgetown. 

Otra solución que implementamos fue repensar el portafolio de la universidad. Según Smith, “durante los últimos años, los estudiantes han llegado al punto de esperar un nivel de flexibilidad que, en mi opinión, muchas instituciones aún no logran ofrecer”. “En Georgetown buscamos activamente formas de crear una experiencia estudiantil más flexible y fluida, especialmente porque servimos a una variedad de estudiantes con edades comprendidas entre 16 y 70 años. Hubo una época en que ofrecer un programa en línea completo era suficiente, pero los estudiantes de hoy quieren la capacidad de moverse entre las modalidades”.

Este experto considera que todos los programas de corto plazo, sin créditos y en línea deben tener un rol en el portafolio para atraer e incrementar los nuevos ingresos, y a su vez satisfacer a los estudiantes. “Los alumnos potenciales buscan otras formas de obtener la experiencia y las competencias necesarias para tener éxito en el mercado laboral. La flexibilidad y un enfoque creativo para credenciales de corto plazo serán un foco primordial en los próximos años, pues pensamos en una variedad de opciones de aprendizaje para adaptarnos a las demandas de todos los estudiantes, independientemente de su generación”.

¿Qué tal si su institución pudiera obtener ayuda para proporcionar soporte y servicios personalizados para los estudiantes?

(MILLONES) TBD 0 40 20 60 80 100 Tradicionalistas Boom de natalidad Generación X Milenarios 75 60 82+ 80 Generación Z/Generación edge No tengo un título a degree No En alguna medida Diferencias generacionales Estudiantes de edadesno convencionales Estudiantes de edadesno convencionales Antes de 1946 1946-1964 1965-1979 1980-1995 1996-TBD grafica 1 ¿Podría afirmar que usa su títuloen su actual empleo? 3 2 1 4a 23% 23% 25% 30% grafica 2 Algún día,pero no en lospróximos años Sí, muy probablemente No,no planeoregresar ¿Planea regresar a la universidaden los próximos 2 a 4 años? 35% 35% 30%

¿Por qué no siguió estudiando su carrera?

(Alguna universidad, pero no culminó – varias respuestas posibles)

  Generación Z (18-20) Milenarios-Y (21-25) Milenarios-M (26-30) Milenarios-O (31-35) Milenarios-X (36-40)
Costo muy alto 33% 44% 46% 19% 30%
Falta de ayuda financiera 33% 27% 46% 17% 18%
Ya tiene un empleo 0% 8% 0% 23% 23%
Sin licencia definida 50% 19% 14% 21% 8%
No se adaptó 17% 12% 7% 6% 15%
Dificultad con
cursos / materiales
0% 23% 21% 15% 3%
Padres no participaron 17% 4% 4% 0% 5%
Responsabilidades más importantes 33% 46% 18% 40% 33%
No conveniente 17% 8% 11% 11% 8%
Otros 50% 23% 14% 17% 20%
% Respuestas Generación Z  0% – 10% 11% – 20% 21% – 30% 31% – 40% 41%-50%
 % Respuestas Milenarios 0% – 10% 11% – 20% 21% – 30% 31% – 40% 41%-50%

* (Izquierda) Jason Smith, executive director de Enrollment Management, Escuela de Estudios continuos de la Universidad Georgetown. Foto: AFP Yuri Gripas.

* (Centro) Christina Fleming, vice president de Marketing and Enrollment Solutions, Blackboard. Foto: AFP Tasos Katopodis.

* (Derecha) Jim Fong, director de Center for Research and Strategy en UPCEA. Photo: AFP Abby Drey.

Referencias:

Blackboard/UPCEA. (2017, June). Navigating Generational Shifts: Understanding Today’s Student Demographics, Preferences and Expectations. Retrieved September 12, 2017, from http://www.blackboard.com/resources/pdf/bbupceawhitepaperpresssinglepages%5B1%5D.pdf

2 College Board. (n.d.). Tuition and Fees and Room and Board over Time. Retrieved October 27, 2017, from https://trends.collegeboard.org/college-pricing/figures-tables/tuition-fees-room-and-board-over-time.

Chakrabarti, R., Gorton, N., & Van der Klaauw, W. (n.d.). Diplomas to Doorsteps: Education, Student Debt, and Homeownership   Liberty Street Economics. Retrieved September 12, 2017, from http://libertystreeteconomics.newyorkfed.org/2017/04/diplomas-to-doorsteps-education-student-debt-and-homeownership.html

The World Bank. (2017, July 01). GDP ranking. Retrieved September 12, 2017, from https://data.worldbank.org/data-catalog/GDP-ranking-table

Fin de los comentarios