Accesibilidad: un Idioma universal que promueve la diversidad en el aprendizaje

Juan Francisco Molina Moncada
03/01/18
Ajuste el
tamaño del texto+

¿Por qué es importante? El diseño de un curso accesible contiene materiales interactivos que beneficia a todos los estudiantes y garantiza experiencias de aprendizaje más inclusivas.

Laredo, Texas, Estados Unidos

Implementar tecnologías de educación inclusiva también beneficia en gran medida a aquellos estudiantes y profesores que no hablan inglés como lengua nativa, y a la vez favorece los diferentes métodos de aprendizaje que se desarrollan en un aula.

La Oficina de Información y Tecnología de Texas A&M International University (TAMIU), en donde trabaja la diseñadora instruccional Phylis Zimmermann, se encuentra en constante movimiento, cuando se trata de pensar en facilitarle a los estudiantes cumplir con sus tareas y asignaciones escolares. Su equipo está completamente concentrado en su misión, la cual consiste en elaborar videos, audios y guías online destinados a garantizar una educación más accesible para todos.

Pero el grupo no se conforma con ello y ahora apunta más alto: el objetivo es asegurarse de que el producto final beneficie no solo a los alumnos sino a todo el espectro educativo con algún tipo de discapacidad física o cognitiva.

Esta labor requiere de rapidez, efectividad y, sobre todo, mucha creatividad. Zimmermann debe acudir a ella constantemente para resolver los requerimientos, por ejemplo, la comunidad académica internacional que no para de crecer como la de Estados Unidos que,según el Institute of International Education, recibió en 2016 a un millón de estudiantes extranjeros. Y con mayor razón si, de las 10 nacionalidades con mayor presencia, nueve no manejaban el inglés como lengua materna.1 El reto de optimizar el aprendizaje en personas con dificultades en el habla, escucha o escritura de un nuevo idioma adquiere cada vez más relevancia.

Una de las labores más recurrentes del equipo consiste en subtitular los videos utilizados en los cursos. Se trata de una alternativa que, en primera instancia, beneficia a los alumnos sordos o con limitaciones auditivas, pero también puede ayudarle a alguien con dificultades en ‘escucha’, para que comprenda mejor el contenido del video y revise la pronunciación correcta de las palabras. Del mismo modo, los subtítulos son una gran ayuda cuando el material audiovisual presenta fallas técnicas o un audio defectuoso.

Photo of Philys Zimmerman, Instructional Designer Technology and Distance Education, Texas A&M International University.
Phylis Zimmermann, Diseñadora instruccional, Tecnología y Educación a Distancia, Texas A&M International University.

“En nuestras entrevistas todo sería más fácil si tuviéramos la información transcrita: ver lo que tú dices y lo que yo respondo”, comenta Zimmermann, quien se entusiasma al describir algo que ella define como un valor agregado. “Todos se pueden beneficiar con los videos subtitulados, de las transcripciones, de las imágenes con textos complementarios, especialmente aquellos chicos que hablan el inglés como segunda lengua: el nivel de comprensión de ellos aumenta cuando disponen de dicho material”, explica.

Ocasionalmente, cuando el trabajo se intensifica, el equipo debe acudir a ayudas externas para satisfacer los requerimientos de los profesores, quienes le han dado cada vez mayor importancia a este enfoque más inclusivo de la educación, lo cual, por cierto, también juega a su favor. “Tenemos profesores que vienen de diferentes países –indica Zimmermann– y no queremos que se sientan tímidos frente a una clase, pensando en que no los van a comprender al 100 por ciento. Entonces, nosotros presentamos sus materiales online, con las debidas transcripciones, y así se benefician los estudiantes, los profesores y toda la universidad”.

Este trabajo siempre implica nuevos retos y exige la actualización constante de los recursos tecnológicos. Blackboard, por ejemplo, facilita las herramientas para mejorar la comprensión de los alumnos con dificultades auditivas o visuales, acudiendo a los subtítulos en primer lugar o usando los lectores de pantalla. Esto, al final, favorece al grupo entero: a quienes aprenden mejor leyendo –a través de los subtítulos o los textos complementarios de las imágenes–, escuchando o viendo los videos.

La convicción de Zimmermann y del equipo en su labor es innegable. Su apuesta por la accesibilidad como idioma universal se basa en la meta de convertir dicha accesibilidad en una oportunidad para que todos, sin excepción, triunfen en sus estudios.

Historia de cliente

Texas A&M University: en la era digital, estudiantes y profesores aprenden juntos

Todos mejoran

Además de la experiencia de TAMIU, otras investigaciones han demostrado las ventajas de la inclusión y la accesibilidad en la educación.

  •  El 98,6% de 2.124 estudiantes encuestados por Oregon State University, en 15 instituciones universitarias estadounidenses públicas y privadas (la mayoría sin ninguna clase de discapacidad), afirma que los subtítulos son una herramienta “útil”, mientras que el 75% ratifica que acuden a ella en clases online y presenciales.
  • ·Más de la mitad de los alumnos encuestados reconoce que la comprensión de los temas mejoró, pues los subtítulos les ayudaron a concentrarse y a retener la información más importante. De igual manera, la encuesta, publicada en octubre de 2016, revela que la transcripción de los materiales audiovisuales es utilizada como guía de estudio y facilita la búsqueda de información.
  •  Afroditi Kalambouka, Peter Farrell, Alan Dyson e Ian Kaplan, de University of Manchester, descubrieron en 2007 que el 81% de 26 reportes –escogidos como una muestra representativa de un total de 120 documentos– están de acuerdo en que la inclusión produjo efectos positivos o neutrales en el rendimiento de todos los alumnos.3
  • Una investigación realizada en 2004 por Cassandra Cole, Nancy Waldron y Massoumeh Majd, aplicada en seis instituciones escolares del estado de Indiana, Estados Unidos, revela que los estudiantes sin discapacidades registraron un progreso significativo en matemáticas y lectura, después de que se emplearon recursos para beneficiar a los alumnos con algún tipo de discapacidad.
  • Otro estudio, realizado entre 1999 y 2000 por Hsin-Chuan Huang y David Eskey, de University of Southern California, demuestra que los resultados en vocabulario, escritura y escucha de 30 estudiantes de inglés como segunda lengua mejoraron gracias al uso de subtítulos en inglés en el material audiovisual.5
  • En 1997, Lisa Cushing, Craig Kennedy y Tiina Itkonen, en Springer Journal of Behavioral Education, ya habían demostrado cómo incluso aquellos quienes ayudaban a las personas con algún tipo de discapacidad mejoraron su rendimiento académico y participaron más en las clases. 6

 

Phylis Zimmermann, Diseñadora instruccional, Texas A&M International University.

Fotos:

AFP Eddie Seals

Fuentes:

1 Los Angeles Times. Number of international students in U.S. colleges at an all-time high, and California is their top destination. Extracted from: http://www.latimes.com/local/lanow/la-me-study-abroad-students-20161124-story.html

2 Oregon State University. Closed captions, transcripts aid learning for almost all students. Extracted from: http://oregonstate.edu/ua/ncs/archives/2016/oct/closed-captions-transcripts-aid-learning-almost-all-students

University of Manchester. The impact of population inclusivity in schools on student outcomes. Extracted from: http://eppi.ioe.ac.uk/cms/Portals/0/PDF%20reviews%20and%20summaries/incl_rv3.pdf?ver=2006-03-02-124937-203

Academic Progress of Students Across Inclusive and Traditional Settings. Extracted from: https://www.researchgate.net/publication/8677679_Academic_Progress_of_Students_Across_Inclusive_and_Traditional_Settings

5 University of Southern California. The Effects of Closed-Captioned Television on The Listening Comprehension of Intermediate English as a Second Language (ESL) Student. Extracted from: https://dcmp.org/caai/nadh163.pdf

Journal of Behavioral Education. General Education Participation Improves the Social Contacts and Friendship Networks of Students with Severe Disabilities. Extracted from: https://www.jstor.org/stable/41824171?seq=1#page_scan_tab_contents

 

Fin de los comentarios